viernes, 19 de mayo de 2017

Jirones de vida

Tampoco me importa el mío
Raro este regreso a la ciudad que elegí para que sea mi "lugar adonde volver"...
No termino de reencontrarme , y mucho menos de acomodar mis ideas...
Es que ya están aquí los días bastante breves... las escarchas mañaneras, los soles de mediodía, las tardes grises y las lluvias acompasadas.
Eso sí, como siempre, imperdible el bosque otoñal y la Bahía, serena, con sus colores mágicos durante el escaso tiempo de sol. 
Veré si puedo tomar algunas fotos, para publicar la semana próxima  y así, tal vez, puedan comprender de que hablo cuando digo que "Ushuaia es una Diva".
Lo cierto es que aun me cuesta comprender como pasó y se fue el tiempo del tan esperado viaje...Recuerdo mis ansiedades, mis preparativos, mis ilusiones, mis anticipos...y esos sueños de encontrar por allí a mi compañero de vida...
A propósito, hoy quiero mostrarles al hombre más fiel que he tenido en todos estos años.
Lo encontré en Galicia...en 2007. En La Alameda de Santiago de Compostela, lo recuerdo muy bien Y ¡vaya sorpresa la mía! Luego de 10 años, por allí andaba...esperándome. Esta vez, el reencuentro fue en Pontevedra...¡Mi Dios este gallego! ¡Qué genio! Me esperaba, no tengo dudas, pero ¡tan frío y descorazonado!
Qué no se si aún quiero volver a verlo...
¿Qué quién es? Pues la foto del reencuentro la publiqué, en primer lugar, en la entrada del viernes pasado (12) y ahora mismo les muestro la de nuestra primera cita hacen exactamente diez años:
No usaba bastón entonces...como esta vez, en Pontevedra...pero no sé si es que lo usa porque con los años, tiene alguna dificultad y cogea un poco, o tan solo lo hace para darse aires...Y no sé, porque no me dirigió la palabra...Creo que mis 10 años de ausencia, lo exasperaron un tanto...Pero lo cierto es que me esperaba...De eso no hay dudas, ninguna.
Le dije al oído que me leyera, para que no me extrañe tanto y sepa de mi. Le pasé el nombre de ésta, mi casa de letras, y le dije como encontrarme en internet.
Por eso hoy publico frases suyas, algunas muy apasionadas, sin dudas las escribió pensando en mí. Otras bastante melancólicas, tal vez porque me extrañaba...
En fin que este escritor y dramaturgo Gallego, cuyo espíritu me ronda, nació en Villanueva de Arosa, 28 de octubre de 1866 y falleció en Santiago de Compostela, 5 de enero de 1936.
Transcribo aquí, estrofas de algunos de sus tantos poemas. Debo decir que, en lo personal, no es ese estilo de poesía el que me agrada. Por lo mismo, he tomado solo los versos que se "colaron en mis emociones"
(Aunque parezca una obviedad, debo decir que no estoy emitiendo juicio de valor alguno respecto a la poesía de este reconocido y recordado escritor) 
Dice en su poema "Rosa deshojada"
¡Adiós ilusiones!
Ya logran mis años
las quietas razones
de los desengaños.
Y en "Rosa de llamas"
Ráfagas de ocaso, dunas escampadas. 
La luz y la sombra gladiando en el monte: 
tragedia de rojas espadas 
y alados mancebos, sobre el horizonte.
"Rosa de mi romería"
Enlazan sus trinos
sobre los caminos
mirlo y ruiseñor,
y con canto y vuelo
el cristal del cielo
palpita de amor. 
"En un libro guardado está"
En el espejo mágico aparece
toda mi vida, y bajo su misterio
aquel amor lejano se florece
como un arcángel en un cautiverio.

Ojalá hayan disfrutado de mi "historia de amor" y los versos publicados
Gracias por pasar por aquí. Espero opiniones, críticas y halagos también ¿Vale? Hasta el viernes próximo. Buena vida y BUENA VIBRA
 Lu
Frases: Ramón del Valle Inclán
                  Las imágenes más bellas son absurdas en un espejo cóncavo” 

Sobre la eterna noche del pasado se abre la eterna noche del mañana” 

¡Cómo encendiste mis deseos, cómo me hablaste del placer con tus trofeos de mujer!” 

La tibia fragancia de su alcoba encendía en mí, como una tortura, la voluptuosa memoria de los sentidos.” 

¡Todo hacia la muerte avanza de concierto, toda la vida es mudanza hasta ser muerto!” 
Acá no zafás: 
(por eso  me hice “bloggera”, para publicarme... ¡así que leé la entrega Nº 238 de la suelta de mis letritas)
Jirones de vida
Hecha de jirones, no es lo mismo que deshecha
Lucía Porta
Los uno
los empalmo
los reacomodo
los pinto...
A mi manera
pues de mi vida
-desde siempre-
solo yo soy la costurera.

Pasajera del tiempo,
de días transcurridos 
entre retazos
negros o muy coloridos
-según haya sido el caso-
Espejada en mis silencios
asumo que aun estoy entera.
Y que he transitado los caminos
sin haber doblegado 
-siquiera un palmo-
mis valores 
mi bandera de justicia,
siempre al abrigo 
de alguna quimera

Y si mi vida estuviera
-tal vez-
llegando al ocaso
he vivido cada día a mi manera.
Luchando contra molinos de viento
creciendo sola a mi hija
afrontando las tormentas
y disfrutando del sol
en momentos de cosecha
siendo siempre lo que soy.

Y este modelo vintage
que hoy asoma al espejo
es nada más 
-ni nada menos-
que de mi vida
fiel reflejo.

viernes, 12 de mayo de 2017

Nosotros (Pasajeros del tiempo) Fin...¿Fin?

Tampoco me importa el mío
Hoy nuevamente diré poco y mostraré más. 
Las fotos son de los tres últimos días de peregrinación a Santiago de Compostela
Salimos de Pontevedra, felices rumbo a Caldas do Reis, hicimos noche allí, luego seguimos hacia Padrón. Durante estos dos días hizo demasiado calor para mi "ser fueguino" y me he sentido bastante agobiada por el mismo. Nada que  no pudiera superar de todas maneras, es solo que  me sentía muy fatigada. 
Y luego, la mañana del 11 de abril, partimos felices nuevamente, por primera vez sin mochilas. Las enviamos en taxi para sentirnos más livianas y disfrutar plenamente de nuestra caminata final. 
Las sensaciones indescriptibles. Por un lado, a punto de lograr la meta y la ansiedad que esto nos ocasionaba. Y en algún sitio de nuestro interior, sentíamos la tristeza de saber que se acababa nuestra feliz aventura.
Podrán apreciar que durante nuestra travesía, teníamos tiempo para disfrutar inmensamente de los bellos paisajes y, también, de tomar "fotos pavas" con las cuales nos echábamos unas buenas risas.
Y ni hablar que hubo un momento, el día final, para prestarle atención a don José  y sus cuentos. Un jubilado que vive solo, y pasa sus días acercándose a las puertas del santuario de la Virgen de la Esclavitud para contarle, a los peregrinos que"atrapa", sobre las aventuras vividas durante sus tiempos mozos. 
Entonces, este post es de "finales" Llegamos al desenlace de los "Pasajeros del tiempo" a la par que con el final del Camino. Pero... creo que cada final, abre una nueva puerta...¿No lo ven así? ¡Bo camiño!
                                       
Gracias por pasar por aquí. Espero opiniones, críticas y halagos también ¿Vale? Hasta el viernes próximo. Buena vida y BUENA VIBRA
 Lu
Frases:
Nada renace antes de que se acabe. Hasta el sol que deslumbra tiende a oscurecerse
Vinicius de Moraes
El final es el lugar del que partimos
Thomas S.Eliot
"Aquello que la oruga llama fin, para el resto del mundo se llama mariposa"
Lao-Tsé
Si has llegado al final de una meta con éxito, prepárate para iniciar otra.
Lucía Porta
Eso es la vida, una sucesión de principios y finales...
Hasta la partida de la que se vuelve, únicamente, en el recuerdo de los otros
Lucía Porta
Acá no zafás: 
(por eso  me hice “bloggera”, para publicarme... ¡así que leé la entrega Nº 237 de la suelta de mis letritas)
Nosotros (pasajeros del tiempo) Fin

Después... no sé. Pasan ahora escenas por mi mente con la velocidad de los sueños. Los niños apareciendo de algún lado, vos diciendo_ Pues...naa…por suerte no se ha estropeado…Ellos son Julián y Paloma…_ y mientras una frenética risa inundaba la habitación; tus ojitos, sino tristes, desesperados, intentaban ver más allá de lo posible. Sentí entonces una mano tirando de mi mochila y la risa en mi nuca…giré como pude, entre intrigada y ansiosa…sintiendo que estaba a punto de encontrar la pieza clave para armar este rompecabezas de tu vida actual, de tu vida como vos, pero tal parece ya no como nosotros. Y al fin la vi, al tiempo que decías_ Mariana…
Allí estaba, desaliñada, ausente con una extraña, aletargada y lagañosa mirada, aferrada a mi mochila, sonriendo frenéticamente y diciendo entre cortado: “Hooolaa amiigaa de mi marido…”
La abracé, entonces, con un abrazo entre sorprendido y cariñoso, supongo ahora, mochila en medio, ya que Mariana no se decidía a soltarla.
Cariño; hola, te escuché decir, dale la mochila a los niños y ayúdame con este monitor que te traigo de regalo, antes que se me caiga nuevamente, acompáñame, lo llevaremos al escritorio.
Literalmente soltó a mi compañera de viaje, cesó su risita, se restregó los ojos a la vez que intentaba levantar tu “tesoro”, que ahora le pertenecía – ¿tanto como vos?- pude pensar, sin salir de mi asombro.
Divertidos, Julián y Paloma, niños al fin, no se hicieron rogar y arrastraron mi mochila, pasando por una especie de living-comedor, donde pude notar mucho desorden y un televisor encendido, ¿habría salido con premura alguien de esa habitación? ¿Qué estaría pasando allí?...
Ensimismada en ese tipo de preguntas sin respuestas, me sobresaltó la pequeña tirando de mi camisola a la vez que decía: _ Pues ven, que te has quedado allí parada como si estuvieras viendo fantasmas…ven que te enseñaremos tu cuarto.
Sonreí aliviada y me dejé arrastrar por esa irresistible niña de ojos color esmeralda, tan esmeralda como las aguas de la inigualable y bellísima laguna homónima de mi Tierra del Fuego; laguna  donde alguna vez soñé lo maravilloso que sería caminarla de tu mano, ya no descalzos sobre campos de amapolas, sino con los pies cuidadosos sobre campos de frutillas, cuando aún te pensaba “como nosotros” y podía imaginar tu sabiduría y tu arte a flor de piel, y podía imaginarte extasiado en ese increíble paisaje puesto allí por Dios, sin dudas, o como quieran llamarlo, ese ser superior  y único, no importa como lo imagine cada quien de acuerdo a sus creencias, pero SUPREMO…¡otra vez esta mezcla de ideas! que se unen, se acomodan, se entrecruzan y que, indefectiblemente, me llevan a vos, pero vuelvo. Vuelvo al punto del relato en que me colgué con los ojos esmeraldas de tu hija. Allí estaba, decía, arrastrándome hacia “mi cuarto” mientras el simpático Julián empujando mi mochila, revoleaba esos ojitos café que tanto me recordaban los tuyos de antaño al igual que su piel cobriza.
¡Qué bellos tus hijos! pensé en voz alta, y sentí tu voz en mi oído murmurando _ ¡Gracias!
Me estremecí al sentir tu mano sobre mi hombro obligándome a girar, me estremecí al sentir tu mirada mirando mi alma  y, por primera vez en esta infinita hora que hace que volvimos a vernos las caras, te siento como antes…como siempre…como entonces.
Caen de pronto todos los tiempos sobre tu cuerpo y hasta la más ínfima milésima de segundo de tantos años de silencios y soledades. Solos ambos, frente a frente ahora, que ya no queda ni el aroma de los niños que tiraron mi equipaje sobre la cama y salieron disparados peleando por ver no sé que programa en la tele. Caen todos los telones, los miedos, los sinsabores y me abrazas casi con desesperación y esa mirada triste que hace latir mas fuerte aún mi corazón, que ya no soporta este silencio previo a lo que pareciera va a concluir en toda una confesión histérica, sino histórica. Este silencio que hecha a volar mis gaviotas interiores, este silencio que presagia una suelta de palomas, mil noches, y sólo una encantada, fuegos artificiales iluminando el mundo…
¡AL FIN SE DURMIÓ! Gritas casi y vuelves al susurro, a las palabras que no salen, y a las que, deliberadamente, dejas amarradas en tu interior…y me apartas bruscamente y te siento torpe intentando demostrar que lo que acaba de pasar entre nosotros no pasó….Pero ya es tarde.
Ahora sé que me buscaste tanto…que desesperado en tu búsqueda y tus tardes de hastío decidiste perder esa batalla del reencuentro, creyendo que tal vez ganarías la guerra y el encuentro. Abandonaste la búsqueda pero no me abandonaste…te fuiste a vivir con ella…tuviste esos dos bellos hijos…y en noches de hachís y alcohol me recordabas mientras más la abrazabas. Y pasaron los tiempos...y la soledad de Mariana más tu soledad sumaron soledades en vez de restar…y ahora, no sabes si desde ahora o desde siempre, “… ella está medio…bueno…ya sabes…toma sus calmantes y duerme…y hay paz. A veces,  por días vuelve a este espacio…a poner los pies sobre la tierra…y entonces cocina…se apasiona … se baña  y se peina, habla con el abogado por el juicio a la escuela de Paloma…ayuda a los niños con las tareas…y el día menos pensado- hoy por ejemplo- se angustia….delira…solloza…ríe histérica…busca botellas …toma hasta el alcohol de farmacia…o intenta cortarse en mil pedacitos…Trastorno bipolar,  diagnostican,  pero jamás nadie me dice que hacer…si se va a acabar o si esta historia va a acabar con mis días ….”
Ahora sé que a pesar de no parecerlo…a pesar de todo lo dicho…y del obstinado silencio en el que caíste luego de tus confesiones, en alguna esquina de tu vida y a la vuelta de cualquier día, nosotros volveremos a encontrarnos para seguir siendo así…como nosotros.
Y saldremos sin rumbo, pasajeros del tiempo, a caminar descalzos sobre la arena…a ver gaviotas cual noches blancas disfrazadas de mamadera… sin presentes familiares…sin miedos…sin años…etéreos.
Acomodé tus canas y mis cabellos desordenados…acaricié tu triste sonrisa y dije: “Pues… muéstrame la cocina…no sé que hora es, pero tengo hambre… ¡Y ni que lo digas querido!  Yo voy a cocinar.”
FIN...¿FIN?...

viernes, 5 de mayo de 2017

Nosotros (Pasajeros del tiempo) VI

Tampoco me importa el mío
Hoy en verdad no los abrumaré con palabras, poco para decir y no son buenas nuevas. La propuesta entonces es mostrar.
Espero que disfruten de estas fotos, que los que no conocen Galicia no duden en darse una vueltecita por allí. Ya les conté de sus gentes, de los campos y sus bellos pueblos.
Ahora tienen un paneo con estas fotos. Son de los tres primeros días de caminata. Es decir, desde Tuy a Pontevedra.
 
Espero opiniones, críticas y halagos también ¿Vale? Hasta el viernes próximo. Buena vida y BUENA VIBRA
                                                   
                                                             ¡Hasta cada recuerdo amiga!          Lu
Frases:
La vida es una obra de teatro que no permite ensayos...Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida... antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos” 
Charles Chaplin
Tú mereces lo mejor de lo mejor porque, tú eres una de esas pocas personas que, en este mísero mundo siguen siendo honestas consigo mismas y esa es la única cosa que realmente cuenta” 
Frida Kahlo
Aprende como si fueras a vivir toda la vida, y vive como si fueras a morir mañana.
Charles Chaplin 
El arte más poderoso de la vida, es hacer del dolor un talismán que cura. ¡Una mariposa renace florecida en fiesta de colores!” 
Frida Kahlo
Acá no zafás: 
(por eso  me hice “bloggera”, para publicarme... ¡así que leé la entrega Nº 236 de la suelta de mis letritas)
Nosotros (pasajeros del tiempo) VI 
V
Y ya no te oigo, porque me pregunto entonces si ese distinto es distinto a mí o a nosotros. Y me doy cuenta nuevamente de este presente, cuando dices. “Pues, más tarde vendré a por ella.”
Digo, solícita, que no, que por qué luego,... si ya que estamos, que tal vez más tarde ya no estén allí., que no hay problemas con cómo transportar ese monitor que elegiste.
Será sencillo, yo cargo mi mochila y vos te hacés cargo de tu tesoro, digo, y sonrío tontamente - creo, ahora que lo cuento-.
Así pues, continuamos camino a tu casa, entre tus “pensares y decires” lentos,  mis sonrisas tontas y mi mirada asombrada intentando descubrir hasta lo invisible en esas callecitas de Barcelona, cerca de PLA DE PALAU, de tu hogar, al que ya llegamos casi.
Sueltas nuevamente esa advertencia, que debí entender entonces, era como la “crónica anunciada de mi futura estadía”
_Mira, en mi casa somos así, pero no es mala leche, es que mi mujé; bueno pues, “naa”, somos un poco como los Locos Adams.
Y vuelta los silencios y el dejar amarradas las palabras.  Y yo, sintiéndome como dentro de una película, en la cual me ofrecieron esta vez el protagónico, pero nunca terminaron de delinear como sería el argumento. Y yo, pensando que estoy a instantes de encontrarme con tu presente real, aquí y ahora: tu casa, tu cuarto, tu mujer y tus hijos. Tu vida hoy, que tal vez me lleve a saber un poco más de este extraño Ser que está aquí conmigo. Por suerte, para distraerme de mis pensamientos y esa extraña sensación que envolvía el aire circundante, abriste la puerta del ascensor y… ¿Cómo acomodarnos en tan diminuto cubículo? ¡Risas! ¡Giros! ¡Diferentes posiciones! ¡Súbita distensión!
Cuando al fin logramos acomodarnos y cerrar la puerta, recuerdo que volviste a mencionar eso de que “en casa somos un poco locos”.
Fue entonces cuando supe que algún misterio familiar estaría a punto de serme revelado…que tal vez esa situación que te llevó a dejar de ser “Ser”, de ser “como nosotros”, era una situación devenida del azaroso destino que decidió cambiar nuestra ruta de vida, esa ruta trazada allá por nuestros adolescentes años, ésos que nos hicieron creer que nosotros eternamente seríamos como nosotros.
Fue entonces, cuando por primera vez sentí temor ante una puerta inmensa…oscura…gastada. Supe allí que, al pasarla, me enfrentaría con tu presente, tu “Ser como hoy”…tal vez, ¿el final de “ser como nosotros”?
Inmenso y frío fueron las primeras impresiones que tuve al entrar por fin a tu departamento, a pesar de ese caluroso junio en Barce. Silencioso…demasiado silencioso. Misterioso también. Con puertas crujiendo y personas-o personajes- espiando detrás de ellas. Mmm…pude pensar _ ¡lo que me espera!
En esos pensamientos estaba, cuando apareció aquella rubia mujer, cual torbellino, de ojos audaces y acento extranjero.
Simpática, pensé, y aventuré un hola simpático también, acompañado de un caluroso abrazo “tipo” te quiero amiga, mientras mis manos gesticulaban más que lo habitual, lo cual es demasiado, y las palabras empezaban a escaparse atropelladamente cuando observé tus ojos asombrados y tus señales desesperadas como queriendo revelarme algún secreto: “Ella no es Mariana”. La solté entonces y, recién en ese instante, vi la cara redonda y colorada de la rubia mujer de acento extranjero, tratando de decirme algo también, pero sin poder armar frase alguna. Sonrió aliviada, creo, cuando al fin mis manos se tranquilizaron y se escabulló como si nunca hubiera estado.
Ese incómodo silencio que empecé a sentir con más claridad en el ascensor, inundó ahora el espacio, y otra vez tus palabras amarradas_ Es que subalquilamos…ya sabes…es grande el departamento…ella es polaca, estudia y está todo el día fuera…los pesos vienen bien, es que somos cuatro, y ahora mi mujé…
Sin más, diste media vuelta dejándome allí con mi mochila al hombro todavía y saliste a buscar el monitor que “abandonaste” en la puerta cuando revolvías frenéticamente tus bolsillos, como si un ejército de hormigas estuvieran paseando por tu cuerpo, para encontrar esa llave que, como pasa siempre y en cualquier sitio del mundo, cuando más se la necesita menos aparece. Fue en esa milésima de segundo, mientras cargabas tu tesoro, cuando la vi pasar…no pude evitar comparar ese paso fugaz con el del correcaminos y acordarme de las veces que soñé con tener tal velocidad mirando aquel dibujito de mi infancia, fue en esa milésima de segundo cuando presentí tu mirada en mi nuca y sentí el estruendo del monitor cayéndose de tus manos.
Continuará

viernes, 28 de abril de 2017

Nosotros (Pasajeros del tiempo) V

Tampoco me importa el mío
De nuevo en el terruño....
Gracias por seguir allí, por los comentarios dejados durante mi ausencia, por aguardar mi regreso.
Fue un viaje maravilloso. Distinto, pleno de contacto con los sentimientos y el pueblo español.
Siempre he sido una "viajera" incansable, si vale para diferenciarme del ser "turista".
No salgo al mundo, para ver lo que todos los ojos ven, que lo aprecio de todas maneras y no lo paso por alto. Pero básicamente, me gusta el conectar con la realidad de cada pueblo que visito y sus gentes.
No salgo al mundo "de shopping", que está muy bien para quienes así lo desean, pero no es lo mío. No llevo una maleta vacía para cargar de compras y luego jactarme de lo que me costó en relación a los altos precios de mi querida Argentina.
En todo caso, llevo un mochila vacía para cargar de nuevas sensaciones y sentimientos...¡Y vaya que la he colmado en este viaje!
Galicia toda, es una región donde los ancianos tienen su lugar, donde presentan resistencia a los avances de la modernidad, donde siguen teniendo tiempo para charlar con las gentes y desnudar sus sentimientos. Y atravesando sus campos, se ve el abandono de muchos sitios en los cuales, lamentablemente, ya no quedan jóvenes, y al morir los últimos ancianos, nadie se hace cargo de los cultivos, de las cabras y más.
Los jóvenes emigran, supongo, en busca de nuevos horizontes, de tiempos alocados.
Obviamente, las contradicciones forman parte de la vida misma y nada  es tal lo que parece, o mejor dicho, como decía mi amigo Sergio, "nada es del todo algo"
Vaya sorpresa la que tuvimos, al poder entrar a una iglesia y conversar con la persona encargada de atender a los peregrinos y a quien quisiera consultar cualquier duda.
Hemos preguntado a esa persona, sobre porqué las pequeñas capillas del camino, permanecían cerradas. Camino Portugués de la ruta del peregrino, recuerdo para quienes no saben que uno de mis objetivos de este viaje era realizar dicha ruta.
La respuesta fue contundente, no hay sacerdotes suficientes ni vecinos dispuestos a ocuparse de abrir y cerrar. Entonces, hemos dicho que nos sorprendía el hecho de que aún con las puertas cerradas y nadie en el interior, las campanas sonaban siempre en los horarios pre establecidos. La respuesta, también contundente, fue: "los sacerdotes tienen en su móvil una aplicación para que suenen en los momentos pertinentes". ¡Vaya asombro y derrumbe de ilusiones! ¡¡Y nosotras, crédulas, pensando que por allí el tiempo se había detenido!!
Madrid...¡capítulo aparte! He podido abrazar a mi amiga Tesa, que junto a su marido Xavi, generosos, me han abierto las puertas de sus casa. Y no solo a mi, sino también a mi amiga Yanina. 
Tesa es mi amiga a través de nuestros respectivos blogs, ya saben. Hemos conectado a través del ciber espacio hace poco más de un año, y el poder abrazarnos y contarnos y sentir que siempre hemos estado juntas es una sensación, un sentimiento, imposible de describir.
Luego Zaragoza, allí me reencontré con mi amiga Karina, luego de haber hecho juntas el camino. Los dos primeros días, con ella descubriendo el lugar, conversando con sus gentes, hemos asistido a una presentación del noveno libro de una escritora local, con la cual "causalmente", hemos dado en el bus y a la que hemos consultado sobre donde deberíamos descender para estar en el centro histórico de la ciudad. No hay palabras para describir tanta emotividad, tanto sentimiento a flor de piel.
Luego Kari partió y yo me quedé dos días más aún en Zaragoza, yendo a comprar comida al impresionante mercado local, conversando con la joven que atendía el barcito donde desayunaba, caminando de norte a sur y de este a oeste, con los ojos asombrados y los oídos atentos.
Finalmente Barcelona, que me recibió generosa, y generoso Damián, el hijo de mi amiga-hermana Silvia. Dami, al que vi nacer y hoy es un joven sensible, amoroso, divertido, que vive con su novia Silvia y en cuyo "nidito" me he sentido como en mi propia casa.
Dami, que me regaló un feliz SANT JORDI, el 23 de abril, preparándome un desayuno con rosa de obsequio incluida...
Y Beatriz, mujer que no conocía, y con la cual me ha contactado mi hermana, pues ambas son amigas. ¡Otro ser humano sorprendente! Con tiempos para dedicarle al prójimo, sin celulares interrumpiendo constantemente, con ganas de mostrar su lugar en el mundo y hacer que mi estadía sea magnífica.
¿Y qué de mis amigos franceses Marie Elise y Claude? Pues, ellos han acomodado su viaje y han ido a Barcelona, tan solo para reencontrarse conmigo...
¡¡Gracias miles a todas esas gentes maravillosas!! La emoción me invade...Ya no tengo más para decir, solo dejarme acurrucar por esos sensaciones y recuerdos tan vívidos.
Esas sensaciones que me ayudan en estos tristes momentos que hoy me tocan vivir...
Apenas he traspasado el umbral de mi puerta, sonó el teléfono...Mi amigo Carlos de Bs As, para  decirme que su mujer, MI GRAN AMIGA DELIA, está en estado de vigilia.
Así le llaman los médicos...Un tumor en el cerebro...¡Maldito  cáncer!
Así estoy...Ya volveré con más energía por aquí, ya contaré anécdotas divertidas y subiré algunas fotos...
Solo quiero decirles que NO DEJEN PASAR LAS OPORTUNIDADES, NO POSTERGUEN SUS DESEOS PARA MAÑANA...La vida es hoy, es ahora mismo y HAY QUE SEGUIR LOS INSTINTOS Y LAS SEÑALES...
Delia, al fin, nunca vino a Ushuaia, a pesar de sus locos deseos de hacerlo...
Ojalá no hayan olvidado la trama de mi cuento...Hoy continúa para ustedes, en su parte quinta.
Gracias a todos y todas por pasar, por el aguante y por soportar mis estados emocionales.
De a poco, me iré reinsertando en este espacio, y pasaré a leer los blogs que sigo, y los que aún sin seguir llaman mi atención. Y comentaré, cuando mi corazón me lo dicte.
Espero opiniones, críticas y halagos también ¿Vale? Hasta el viernes próximo. Buena vida y BUENA VIBRA
      Lu                                                                    
                               
Frases:

Necesito de alguien, que me mire a los ojos cuándo hablo. Que escuche mis tristezas y desiertos con paciencia y, aún cuándo no comprenda, respete mis sentimientos” 
Charles Chaplin

No olvidemos que las pequeñas emociones son los capitanes de nuestras vidas y las obedecemos sin siquiera darnos cuenta” 
Vincent Van Gogh
Las emociones, en efecto, no siguen un orden fijo. Antes bien, y al igual que las partículas del éter, prefieren revolotear con libertad y flotar eternamente trémulas y cambiantes” 
Yukio Mishima
Las emociones se viven, se sienten, se reconocen, pero sólo una parte de ellas se puede expresar en palabras o conceptos.
Laura Esquivel
La felicidad te envuelve, te atrapa, la saboreas y, antes de que te vuelvas adicto, se aparta veloz porque la vida misma se encarga de que no sea eterna...
Lucía Porta
Acá no zafás: 
(por eso  me hice “bloggera”, para publicarme... ¡así que leé la entrega Nº 235 de la suelta de mis letritas)
Nosotros (pasajeros del tiempo) V 
V

No sé qué decir, pienso en decirte que para hacer 25 años que no nos vemos las caras, creo que esa historia que me estás contando es casi trivial, a pesar de que tenga que ver con tu cotidiano. ¿Y si te abrazo tan fuerte hasta cortar tu aliento? ¿Y si grito? ¡Eso! …puedo levantar mi murmullo de pssi…ah…no, y decir, por ejemplo ¡ACÁ ESTOY PASAJERA DEL TIEMPO, EN BARCELONA Y VOS CONTÁNDOME DE LOS LÍOS CON TU NIÑA!
Viene entonces a mi memoria algo que dijiste en los primeros mails de nuestro reencuentro virtual: “…Muchas veces van las olas hasta la orilla, y no es que busquen nada... es su naturaleza. Con el tiempo me voy volviendo escurridizo a las casillas, a las etiquetas, a casi todo, incluso algunas veces al cariño. No es fácil explicarlo, pero sucede así. Supongo que se tratará de una suerte de defensa, una forma de atrincherarse que encontró mi corazón, de ponerse en conserva y latir aquí dentro. Espero que tengas paciencia, porque yo también te he buscado y no te he encontrado muchas veces. La vida tiene sus propios planes, confío en lo que vendrá, no se nada, pero confío, y ya es bastante…”
Y claro, no digo nada; ¿cómo no tenerte paciencia si para con vos la tengo desde que “ me querías pero no…No así , pero como nosotros…no quiero confundirte, pero te extraño…hola cielito …dulce” etc. etc. y tantas frases adolescentes disfrazando tu histeria. Esa que socialmente nos hicieron creer que es atributo exclusivo de las mujeres, y que en la medida que fui creciendo y conociendo hombres, supe que nada más lejos de la verdad y hoy, justo hoy, contando nuestra histeria-historia, vengo a descubrir que siempre, desde los 18 al menos, fuiste portador de la misma y yo, una demandante sino demente, enganchándome en ella…enganchándome cual barrilete de cola, con vos y nuestra locura.
Vuelvo entonces y adoro este metro que nos obliga a estar tu aliento sobre mi cara, nuestros cuerpos ensamblados, tus ojos tristes de siempre desviando la mirada para no posarse sobre la mía. Mis sentidos exacerbados, oigo esa tonada española, cadenciosa, cantarina, simpática, amigable y adoro estar en España. Soy feliz a pesar de nosotros. Por suerte puedo seguir siendo yo, y te tengo cerquita, y –más allá o más acá de todo- sos una cara conocida en este lejano sitio del planeta tierra. Ni tan lejano si pienso que las fronteras no debieran existir, pero sé que para ello las primeras que deberíamos derribar son las fronteras mentales, ésas que, cuando éramos nosotros, desconocíamos y justamente eso era lo que nos hacía NOSOTROS. Y de nuevo el olor amar - a mar- y de nuevo me pregunto si habrá gaviotas en Barcelona y pienso que es ésa una buena pregunta para hacerte, intentando recuperar tu memoria selectiva, ésa que pueda volverte hacia nuestra historia, y esa alegría de sabernos tan distintos, pero iguales; tan únicos y universales. Justo entonces dices: _Bueno, creo que es ahora que debemos bajar_ y me empujas casi hacia fuera del metro. ¡Es cierto! Mis sentidos siguen estando allí, alucinados, claro que estamos cerquita del mar. Estábamos - lo supe luego- a cuadras de La Barceloneta.
Te noto tenso, distante de nuevo, creo que estás intentando adivinar qué deberías decir o hacer; cargas mi “mochila” y vuelvo con el chiste tonto de que si aún te darán las fuerzas. En honor a la verdad, tampoco sé muy bien qué decir. Ves entonces que de una oficina sacan monitores, teclados, CPU...y te pones contento. Le preguntas al Sr., que está sacando los equipos, si son para que la gente se los lleve y me resulta imposible describir la alegría de tus ojitos melancólicos cuando la respuesta fue sencillamente: “Sí”. Me cuentas entrecortado, como si pensaras qué palabras soltar y cuáles, por las dudas, dejar amarradas en tu interior; que en tu casa todo lo que tienen es de “cirujeo”: _Es que en mi casa, ya te dije, creo, somos un poco locos…somos distintos…
Continuará