viernes, 24 de marzo de 2017

Nosotros (pasajeros del tiempo) II

Tampoco me importa el mío
Estoy monotemática. Lo sé. Y no quiero aburrirlos.
Pero esta circunstancia viajera me atraviesa, y si bien percibo lo que sucede a mi alrededor, no puedo concentrarme en ninguna otra cosa que no sea mi equipaje, lo necesario para el Camino, los pequeños obsequios pensados especialmente para cada una de las grandes personas que abrirán las puertas de sus casas y los corazones para que me sienta como en la mía.
Y hablando de "abrir las puertas de sus casas" espero que España, como Estado, sea tan generosa como esas personas.
Digo esto porque en viajes previos, ni bien pisé suelo español he tenido una experiencia magnífica (2007) y otra patética (2012)
¡Por todos los Dioses del Universo! Espero que esta vez sea como fue, exactamente, hace 10 años atrás.
En 2012 me tocó en suerte una señora ¿policía aeronáutica? o como se llame a los que revisan los documentos, los equipajes y deciden si entras al país o no. La mujer en cuestión estaba por cierto de bastante mal humor, y empezó a hacerme historia por todo. Yo podía acreditar mi billete de regreso a mi amado país, mi tarjeta de crédito, mi solvencia para estar haciendo turismo etc...¡Pues que ella necesitaba saber a qué hoteles iría a parar! Pero, hete aquí, yo no iba a ningún hotel, pues como socia de http://secure.hospitalityclub.org/, me alojaría en casas de familia y no tenía invitación (como pretendía la mujer que le muestre) de mis anfitriones pues todo lo acordamos a través de la página.
¡Vaya jaleo tuve para poder pasar apenas un par de horas por Barajas! Es que estaba viajando a Francia en esa ocasión, con combinación de vuelo en ese aeropuerto. Finalmente, con la señora de mal genio vencida, logré pasar y concluí que la pobre mujer no podía creer que yo tenía casi su misma edad (vio mis documentos) y no solo que ya estaba jubilada sino que me veía como si fuera su hija.....La vida me da sorpresas, sorpresas me da la vida y yo siempre intento ponerle un toque de buen humor pasado el momento álgido.
Como leí una vez, por esos años de mi arribo nefasto, España que siempre ha sido nuestra Madre Patria, tal parece se ha convertido en "Madrastra" enarbolando la palmeta de la Unión Europea...Me ha dado mucha risa ese comentario y, QUEDA CLARO, esto no hace al generoso pueblo español ni a su bellas ciudades en cuyas callecitas siempre me he sentido como una habitante más de cada sitio que visité. Tiene que ver, sin dudas, con políticas de estado que, generalmente, no tan solo se ensañan con turistas sino también con los propios hijos de su tierra.
Y, lo extraño en el caso particular de Argentina, es que mayoritariamente, somos sino hijos, nietos o bisnietos de Españoles, de aquellos abuelos que vinieron huyendo de la hambruna, como los míos, o más tarde de la guerra civil española y que, como solíamos decir, acá "se hicieron la América"
Aunque, pensándolo bien, debería relajarme con el asuntillo pues, tal parece, "MACRI y RAJOY, un solo corazón" En ese sentido no deberían hacerme problemas en el aeropuerto, a pesar de que no tengo pasaporte de la UE.
Eso, siempre y cuando, puedan obviar dos detalles: NO SOY EMPRESARIA y SOY MOROCHA...
Gracias por pasar por aquí. Espero opiniones, críticas y halagos también ¿Vale? ¡Hasta el viernes próximo! Buena vida.
Lu

Frases:
Por muy largo que sea el camino, lo más importante es dar el primer paso” 
Vinicius de Moraes
La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para que sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar.
Eduardo Galeano
Caminante no hay camino, se hace camino al andar.” 
Antonio Machado
Acá no zafás: 
(por eso  me hice “bloggera”, para publicarme... ¡así que leé la entrega Nº 232 de la suelta de mis letritas)
Nosotros (pasajeros del tiempo) 
II
Vuelvo a este presente feliz y viajero, intento un cruce de palabras, no tanto por curiosidad, sino como muestra de cordialidad turística. Aventuro que ambas mujeres, que luego sabré son madre e hija, llevan un cachorrito a sus pies, porque sonríen, balbucean, acarician, replegándose sobre sus cinturas y estirando, hacia el piso del vagón, las manos. Pregunto entonces y, amigables, sonrientes, ellas me invitan a ver con mis propios ojos al cachorro de mi intuición. Giro un poco más, me estiro cuanto puedo por sobre el respaldo de mi asiento y allí, muy acomodado sobre unas sabanitas, lo veo.
¡Jaaaaa! ¡Vaya qué lo es!, es un regordete, simpatiquísimo y tranquilo “cachorro humano”. Divertidas, me cuentan que van también hacia Barcelona; que llevan a Leo, el supuesto cachorrito, a su control pediátrico; que son argentinas; pero que, ¡hombre!, en España se vive mejor y por eso nomás, desde hace algunos años, la joven mujer partió desde nuestra Patria, consiguió trabajo, pareja, hijito…en fin…_Qué más_,dice la mujer mayor agregando que vive en  Avellaneda, (Bs. As)., y que viajó hace 4 meses para conocer a su nieto y que, seguramente, si allí nos encontramos el destino sabrá porqué, y etc. etc. etc.
Cada vez más lejanas las voces, vuelvo lentamente mi mirada ansiosa hacia la ventanilla….ya no están los hórreos que, entre palabra va palabra viene, pude divisar, ya no los techos de teja oscura de tantos años bajo el sol, y ni hablar de las "gallegas", que ya no sé si estuvieron allí o no…tal la prisa del tren contrastando con la lentitud del tiempo transcurrido… ¿o será que a tanta ansiedad por llegar a destino, no sincronicé aún mi tiempo con el quetrenquetrenquetren?
Mis ojos asombrados, están a punto de salirse de sus órbitas…ahora el cielo rosado, celeste, rosado; mi sed calmada gracias a mis amigas nuevas, que generosas me brindaron un mate enormemente argentino y mi asombrada curiosidad por tanto sistema de riego que hacen de estos campos los más fértiles que nunca haya visto… “A pesar de que la geografía y el clima de estos lugares puede compararse a nuestra Patagonia…”, escucho a Mona explicando desde su asiento con un nuevo acento español, que agudizando los oídos deja entrever el tonito porteño de todos modos, intentando ser una cordial anfitriona.
Respondo casi con onomatopeyas al estilo de: ¡Uh! ¿Psiii? ¡Ha!, porque ya estoy extasiada con tanta extensión de olivares.
No sé de kilómetros, no sé de tiempos, pero sí sé que, hace mucho rato, sólo veo estas plantaciones.
Tal parece, al menos eso dice la cronología, pasaron ya cinco horas desde la partida. Ya falta menos… ¿cómo será nuestro encuentro?... ¿estarás allí asombrado, ansioso, olvidado, como entonces, como nosotros…? No sé si es el quetrenquetrenquetren o mi corazón acelerado, pero necesito aire…agua… Me paro. Camino como puedo por el vagón. Voy al baño. Me mojo la cara. Vuelvo. Me siento, hurgo desesperadamente mi bolso de mano, encuentro agua y aquel sándwich olvidado por tantas horas. ¡Puajjj! ese queso derretido por el calor...no importa...mñmñmñ… qué hambre y no me había dado cuenta, qué rico a pesar de todo… ¡Un pucho! ¡Me falta un pucho! …¿Y estas ganas de fumar? ¡Si ya no fumo!
De nuevo esas voces amigables. Ahora, ofreciéndome otro mate argentinísimo…Creo que estuvieron siempre allí, tratando de adivinar el porqué de mis ansias, de mi excitación…de este disfrute visiblemente acelerado. Inspiro…exhalo…inspiro…exhalo, vuelvo a la calma y decido que mis nuevas amigas tienen derecho a saber.  Y allí voy; lanzo palabras al aire…las junto locamente…gesticulo más que siempre lo cual es demasiado, me emociono,  y me doy cuenta de que ellas también se emocionan, sonríen, se asombran al ritmo de mi acelerado relato y siento que en algún punto me escuchan admiradas de esta vida que me tocó vivir…
Llora apenas, imperceptiblemente Leo, y allí estamos las tres, diciéndole tantas bobadas de esas que, cuando adolescentes, escuchábamos decir a nuestras tías viejas, a nuestras abuelas y hasta a nuestras madres y pensábamos con sorna que jamás las diríamos…Se calma Leo...sonríe… ¡Es el bebé más bueno que jamás haya visto!, se me ocurre decir en el momento, y por unos instantes, la charla gira en torno a ese mofletudo y simpatiquísimo niño Barcelonés (pero de pura cepa argentina imagino yo), aun a pesar de su padre vasco…
Continuará

viernes, 17 de marzo de 2017

Nosotros (pasajeros del tiempo)

Tampoco me importa el mío
En Argentina en esta época del año mayoritariamente la gente regresa a sus trabajos, comienzan las clases y la rueda del año se pone en movimiento.
A la inversa, algunas personas, que ya EGRESAMOS DEL SISTEMA, empezamos a organizar nuestras vacaciones.
Pues, felizmente, estoy en esa etapa. Estoy expectante, acelerada, confusa, feliz, ansiosa, indecisa...¡Uf! Todos los estados de ánimos predecibles y más, pueden pasar por mi en un solo día. Pierdo horas pensando y buscando info en Internet....luego transcurre el tiempo y se me ocurre que no hice nada.
Pienso , por ejemplo, "hoy voy a trabajar para mi blog" y luego pasa el día , llega la noche me voy a dormir y...¡no lo hice! Entonces no puedo dormirme pues mi cerebro estalla considerando todo lo "por hacer".....¡uf! 
Soy un verdadero desastre. Ya he dicho que no planifico nada con demasiado tiempo, que dejo que fluya, que luego todo me sale bien....¡Pero esta etapa previa es la peor parte! Me acelero y me paralizo en cuestión de momentos. 
Y así voy por la vida, pero si cambiara ahora dejaría de ser yo misma.
Lo cierto es que ya tengo la mochila presta sobre la cama del cuarto de huéspedes, o sea el "vale todo" en los tiempos que no tengo visitantes. Y voy desparramando allí todo lo que creo que voy a llevar...Luego iré viendo que se queda y que no. 
Por suerte, siempre soy de equipajes pequeños, maletas que pueden ser llevadas en la cabina de los aviones...¡Me estresan los aeropuertos! Y particularmente Barajas....¡Justo adonde voy a llegar en este viaje!
El punto es que esta vez tendré que aplicar todo mi arte para reducir aún más el tamaño de mi equipaje, pues iré solo con la mochila que utilizaré en el Camino de Santiago. En ella tiene que entrar todo lo necesario para andar vagabundeando 3 semanas. Lo más fácil, y casi listo, es lo que voy a usar en los 6 días de caminata...pero luego, restarán dos semanas de vacaciones más urbanas que el senderismo del Camino de Santiago. 
Entonces, las dudas estallan y mis neuronas, confundidas, piden ¡descanso por favor! ¿Y qué zapatos? O no...no, mejor botas....¿Botas? ¡uf! Pero en España puede que en abril ya haga calor....¿Un vestido? ¿Pantalones? ¿Y la campera? ¡Tiene que ser abrigada! Pues cuando regrese a Ushuaia aquí sí va a hacer frío ni bien abran la puerta del avión...
En fin, en apenas dos semanas estaré subiendo a mi vuelo con mi mochila excelente, bien armada, con lo justo y necesario como siempre. Lo sé, pero no puedo evitar este periodo tan adrenalítico donde se confunden ilusiones y realidades. Periodo en el que se entrelazan fantasías, imágenes antiguas y futuras...
Recuerdos, añoranzas...Y ese amor ausente para darme la mano y caminar conmigo.
Gracias por pasar por aquí. Espero opiniones, críticas y halagos también ¿Vale? ¡Hasta el viernes próximo! Buena vida.
Lu

Frases: Hoy Ernesto Sábato
Yo creo que la verdad es perfecta para las matemáticas, la química, la filosofía, pero no para la vida. En la vida, la ilusión, la imaginación, el deseo, la esperanza cuentan más.

Creo que la esencia de la vida consiste en ser fiel a lo que uno cree su destino” 

Leer les dará una mirada más abierta sobre los hombres y sobre el mundo, y los ayudará a rechazar la realidad como un hecho irrevocable.

"La gente cree que anarquista es el que pone bombas, pero anarquistas han sido los grandes espíritus como, por ejemplo León Tolstoi” 

El mundo nada puede contra un hombre que canta en la miseria.” 
Acá no zafás: 
(por eso  me hice “bloggera”, para publicarme... ¡así que leé la entrega Nº 231 de la suelta de mis letritas)
NOTA: Este cuento que hoy empiezo a publicar, tiene exactamente 10 años. Un poco ficción, un poco realidad...Voy narrando algunas experiencias vividas en el que fue mi primer viaje a España. Es el cuento más extenso que he escrito. Por eso he decidido publicarlo por tramos. Veremos como resulta la experiencia y qué les parece a ustedes. En verdad, mi estilo definitivamente tiene más que ver con la brevedad de los textos. Ya me dirán que les parece esta pequeña innovación. Agrego que nunca lo publiqué en el blog, pero que es uno de los cuentos de mi libro "Breves momentos" Creo que no es casual que se me haya dado por publicarlo ahora...Todo tiene que ver con todo... Mi viaje se acerca...Volveré a recorrer algunos caminos los que, sin dudas, serán iguales, pero distintos. 
Nosotros (pasajeros del tiempo)
Me despido con aire casual del simpático conserje. Con aire casual también cargo mi pesada mochila y salgo, como si nada pasara, del hostal rumbo a la estación de trenes de la Red Nacional de Ferrocarriles Españoles.
Nada hace suponer este aletear de pájaros en mi interior, gaviotas prestas a levantar vuelo en la soleada mañana. Nadie puede sospechar siquiera cuantos sentimientos se atropellan dentro de mí.
Pasaje en mano –comprado ansiosamente el día anterior – busco la cartelera de horarios y destinos, y tengo la vaga sensación de que allí a nadie parece importarle demasiado esos anuncios. Más allá, duerme plácidamente algún turista trasnochado, que –pienso yo- espera su tren mirándose hacia adentro… ¿o será que a partir de un mal cálculo, no pudo dormir esta vez en un albergue?
Entonces, titilan las luces que me vuelven a mi ansiosa realidad: BARCELONA – Andén 3 – 10:45 Hs.
Pregunto la hora a ese distraído Sr. que pareciera esperar a alguien que nunca llegará.
Ocho y treinta, dice, y sigue imperturbable en su espera.
¡DIOS! ¿Cómo haré para soportar estas interminables horas?  
Escaleras abajo, pienso que ni siquiera mi “celu” tiene batería, así que cero posibilidad de “relojear” cada tanto el transcurrir del tiempo.
Andén 1, lo cruzo; paso el 2 y, finalmente, escaleras arriba, aparezco en el 3. ¡Allí sí que se amontonan, pero sin amontonarse! Admiro cómo cada quien parece único dueño de su espacio circundante, admiro cómo las voces apenas son suaves murmullos, admiro cómo los papeles van a parar al cesto, y mi admiración más admirada es para aquel solitario que no puede abandonar el vicio, pero no por eso contamina el aire grupal.
Me duermo, creo…no estoy segura…tal vez sueño…siento la tibieza del sol y mis párpados se rinden.
Sobresaltada, dejo mi asiento, arrastro como puedo mi pesada mochila, y logro subir al vagón que me ofrece primero sus escalones, su amplia puerta luminosa y ¡ups! , al fin, su interior. Ya estoy…un esfuerzo más y entra mi compañera. ¡Listo!  Ya estamos, ahora el movimiento es lento, el quetren…quetren…quetren -que disfruté en mi infancia argentina y qué olvidé por lo tanto a partir de mi juventud, por obra y gracia de ese gobierno que privatizó el ferrocarril - me abre la ventanita de los recuerdos y soy feliz por saber de donde vengo y hacia donde voy…se acelera quetrenquetrenquetren. Atrás veo, como de cuento, pequeñito y lejano por las ventanillas del lado izquierdo, la estación de SAN SEBASTIAN/DONOSTIA. Mientras pasan árboles, casas, autos y buses -¿o pasa el tren?- voy buscando mi número de asiento.
Percibo voces, movimientos, gente, pero mis ojos asombrados no pueden dejar de mirar hacia fuera, a la vez que intento encontrar mi asiento…1925….1928... ¿Y esos autos estáticos? Pasamos la barrera; 1957…1975… ¡Bingo! 1988, es mi asiento sin dudas...y lo mejor de todo: ¡Nadie de acompañante!
Calor sofocante en este junio aventurero. Movimiento de un tren en movimiento. Peso de mi mochila, igual al mío. Mido visualmente la distancia al portaequipaje, respiro profundo, tomo la mochila con ambas manos...flexiono un tanto las rodillas...elevo los brazos a la vez que las piernas hasta quedar en puntas de pie…inspiro...exhalo... ¡ya! pero no logro mi objetivo. Oigo entonces una amable voz, femenina y argentina, diciendo: ¿te ayudo? Y, sin más, toma por una punta mi equipaje; yo acomodo mis manos en la otra. A la cuenta de tres empujamos hacia arriba, agrega. 1...2... ¡3!
Libre al fin de semejante peso, saludo a mi salvadora y observo que ocupa junto a una joven mujer el asiento ubicado detrás. Agradezco cordialmente su ayuda a la vez que pienso que no quiero hablar con nadie. Necesito estar sola...Necesito ver, descubrir, vivenciar.
El sol sigue brillando. No sé de tiempos, no uso reloj.  ¿Cómo puede ser que ya estemos atravesando campos? ¿Campos o tiempos? ¿Será éste un tren turístico o un tren de tiempo? ¿Seré una pasajera del tiempo atravesando campos?  Tal vez soy una turista atravesando tiempos...
¿Estaré durmiendo nuevamente? Es que, aquellas mujeres…Aquellas bajo el sol y sobre la tierra, gachas, encorvadas, dibujando surcos, con ese movimiento de sube y baja cortando el aire con sus brazos, asada en mano, vestidas de negro…alpargatas negras…medias negras…largas polleras negras…camisas negras y hasta pañuelos negros ¿están cultivando la tierra? Se entrecruzan imágenes de madres con pañuelos entonces, y puedo pensar que al fin, más allá de los tiempos y/o lugares, es una suerte que éstos no sean blancos. En ese instante, escucho a mi “paisana”, la Sra. del asiento de atrás, la que me ayudó con la mochila, que es real y está aquí y ahora diciendo: “Increíble estas mujeres; por aquí no ha pasado el tiempo…” 
Continuará

viernes, 10 de marzo de 2017

Fusión

Tampoco me importa el mío
Estoy confusa este viernes. ¿Cómo qué ya es 10 de marzo? ¿Y qué cosas conté en las dos entradas anteriores a esta?
¡No puedo creer que se me pasó por alto el CUMPLE 6 de mi casa de letritas!
El viernes pasado no me sentía nada bien, ya les conté... Pero ¿en qué pensaba el 24 de febrero?
Por suerte, como dice el refrán "nunca es tarde cuando la dicha es buena" 
¡Seis años! Los cumplimos el 22 de febrero. Cuando decidí crear este espacio, no sabía muy bien hacia donde iría...¡Tampoco ahora! 
Pero lo que sí tengo claro es que me da mucho placer hacerlo. Que en estos seis años me deparó algunas sorpresas, alegrías varias y nuevas amistades. ¡Eso es lo que más pesa en los pro de mi balanza! Y ni hablar que me permite despuntar el vicio de escribir...¡Eso es una sensación imposible de describir! Me deleita, me emociona, me ayuda a crecer. En ocasiones me permite echar demonios, a veces me reencuentra con duendes que salen de viejos arcones... ¿Contras?...No, por más que pienso no se me ocurre ninguna. Por todo eso escribo y...¡porqué sí nomás!
El tiempo me apremia muchas veces, pero no quiero saltearme un viernes sin previo aviso. Por eso , me siento en la compu y empiezo a teclear tac tac tac...
Porque sé que a las 0:30 ya me han leído varias personas, y me encanta el misterio de no saber quienes son...Las estadísticas no dicen los nombres, entonces dibujo rostros, imagino argentinos viviendo lejos, hispano parlantes "espiando" que pasa al sur del sur, amigos que he conocido en mis viajes, gentes que quieren practicar español...¡Y porqué no algún antiguo amor que ya no deja comentarios, pero que sigue allí, esperando cada viernes mis novedades!
Sé también que mayoritariamente son mujeres, pero no por ello olvido que hay, también, algunos lectores ocultos .
Ese es un tema que siempre me inquieta, que lo he conversado con amigos inclusive...¿Cómo hacer para que estos párrafos, muchas veces disparatados, se vuelvan interesantes para los hombres también?
Y hay quienes, aunque no comenten, pasan por aquí desde la tímida primer entrada.
Y hay quien desde entonces comenta ¡Gracias Evy por tu fidelidad!
Y hay quienes se engancharon en distintas etapas y siguen expectantes cada nueva edición. Va también entonces mi agradecimiento y un ¡Feliz feliz en tu día! para todos y todas. Los que se quedaron por acá, los que pasaron un tiempo y se fueron, los conocidos y los desconocidos de siempre...Los amigos y familia que me hacen saber cada tanto que rondan por esta casa a menudo...
Miles de gracias a ustedes que ahora mismo me están leyendo. Si esta casa de letras tiene ritmo y sonoridad es porque hay una continuidad lectora, que vuelve y se convierte de nuevo en letras y la rueda gira.
Un abrazo ¡Feliz cumpleaños!
Gracias por pasar por aquí. Espero opiniones, críticas y halagos también ¿Vale? ¡Hasta el viernes próximo! Buena vida.
 Lu
Frases:
El que lo piensa todo primero, no escribe nada después.
Francisco Umbral
Escribo lo que siento. Así como soy, por lo tanto estarán los que acuerden y los que no. Los unos se quedarán...lo otros partirán hacia otro blog.
Lucía Porta
Y el cuento, es eso "puro cuento nomás". Nunca sabremos si es fantasía o una insolente realidad.
Lucía Porta
No me etiquetes, léeme. Soy un escritor, no un género.
Carlos Fuentes
Escribo por la misma razón que respiro ... porque si no lo hiciera, moriría.
Isaac Asimov
Acá no zafás: 
(por eso  me hice “bloggera”, para publicarme... ¡así que leé la entrega Nº 230 de la suelta de mis letritas)
NOTA: A modo de "homenaje a mi blog" repito aquí la primer entrega de la suelta de mis letritas.
Fusión
Hombre que por ti fui
hembra, hambre y sed
deseo
calor y vida
Hombre
que por mi fuiste
hombro, alimento
liquido incontenible
y color de vida
antes de la vida...

Hombre hombro hembra hambre
hombro hembra hambre hombre
hembra hombre ...
círculo cerrado
fundición /amalgama
¡vida!                                                      

viernes, 3 de marzo de 2017

Esas mariposas

Tampoco me importa el mío
En un día gris, me siento a desparramar letritas para mi próxima publicación. 
Con un malestar indefinido, que apaga las pocas luces que me quedan y a lo que se suma la oscuridad debido a las malas condiciones climáticas -frío, viento y lluvia- decido abandonar la vista hacia fuera y, desde mi interior, evadirme hacia España...en un día soleado... en Cádiz y ...¡asistiendo a un espectáculo de flamenco! 
Es una danza que me apasiona. Y no es que sepa sobre ella. Pero creo que no es necesario saber para sentir. Y entiendo que, si de arte se trata, lo que vale es si te moviliza o no. ¡Y vaya que me emociona ver a los bailaores y bailaoras! Son tan chulos, transmiten sentimientos, pasión y gracia. Puede gustar más o menos, pero creo que nadie puede ignorar que verlos bailar inyecta energía.
Y ya me gustaría poder bailarlo algún día. Lo mismo que el tango.
¡Qué baile tan sensual!  Esos cuerpos enredados en un abrazo y que se mueven al compás de la música. ¡Adoro el tango también!
Por cierto, no sé bailar ninguno de los dos ritmos. En verdad, no sé bailar. Siempre he sido lo que popularmente llamamos "pata dura". ¡Admiro tanto a quienes llevan el ritmo pegado a la piel! No es mi caso, lamento decirlo. Pero eso no me impide "garabatear" pasos y movimientos cuando una música exalta mis sentidos. 
Respecto al tango, no he perdido la esperanza de decidirme un día cualquiera y anotarme en un taller para aprender al menos sus pasos básicos. 
Con el flamenco creo que ya se me complicaría más...No solo porque me parece una danza más compleja de seguir, sino porque -hasta donde sé- en Ushuaia no hay quien te enseñe a bailarlo. 
Tal vez debería proponérmelo como "plan de invierno" y asistir a alguno de los tantos sitios, que sí tenemos aquí, para aprender a bailar el porteñísimo tango.
O mejor dicho el "rioplateñense" tango. Digo, no vaya a ser que algún nativo de la otra orilla del Río de la Plata me lea y pase a ofenderse...
En verdad es una danza característica de la región rioplatense, particularmente de Buenos Aires y  Montevideo.
Soñando un poco y mirando algunos vídeos, tanto de flamenco como de tango, casi sin querer se ha hecho de noche y ya no me siento tan molesta. Espero amanecer mejor aun y no tener que ir a la consulta médica. 
Ojalá que se hayan entusiasmado con esta entrada y estén bailando en sus casas mientras hacen sus tareas habituales. O, si no pueden, al menos escuchando música flamenca o tango y disfrutando inmensamente de esos sones.
Gracias por pasar por aquí. Espero opiniones, críticas y halagos también ¿Vale? ¡Hasta el viernes próximo! Buena vida.
       Lu                                                                                            
Frases:
La verdadera expresión de un pueblo está en su danza y en su música. Los cuerpos nunca mienten
Agnes de Mille
El baile es el lenguaje oculto del alma
Martha Graham
Leamos y bailemos, dos diversiones que nunca hacen daño al mundo
Voltaire
Si puedes hablar, puedes cantar. Si puedes caminar también puedes bailar
Proverbio africano
" Los grandes bailarines no son geniales por su técnica, son geniales por su PASIÓN"
Martha Graham
Acá no zafás: 
(por eso  me hice “bloggera”, para publicarme... ¡así que leé la entrega Nº 229 de la suelta de mis letritas)
Esas mariposas
Todo en el pueblo y en su vida era previsible. 
Los paseos a la tardecita, con Javi que la abrazaba, las amigas diciéndole "tiene novio, tiene novio"...La hermana Aurora hablando del pecado de tocarse la zona prohibida, esa de allá abajo, justo entre las piernas, útil solamente para traer niños a este mundo. La mamá recordándole que las "niñas decentes no hacen eso"...
Y ella con sus mariposas. 
Las sentía. Cosquilleaban en su panza y bajaban hasta aletear justo en el sitio prohibido. Tanto que antes de dormir, y olvidándose del pecado, debía acariciarse entre las piernas para espantarlas.
Esas mariposas allí estaban. 
Por eso
Clarita sospechaba que tras los muros del colegio, de su hogar y de su pueblo había una vida mejor. Con un Dios menos castigador, más libre de temores, más expuesta a las emociones...
Entonces
Un  día estando sola en su casa, supo que resolvería el misterio de las cosquillas mariposiles.
Llamó a Javi que fue, urgido, a verla y tímidamente empezó a besarla...
Luego
el aletear se hizo cada vez más intenso en los cuerpos entrelazados. 
Y Clara, feliz, soltó una lágrima...soltó sus mariposas... y voló con ellas.

viernes, 24 de febrero de 2017

Eduardo Galeano x 2

Tampoco me importa el mío
Oh oh! Hoy tenía toda la intención de escribir sobre una "desafortunada" frase del ministro de educación Esteban Bullrich, de la cual me entré a través de una amiga pues, como ya dije, no leo diarios. De hecho, escribí y bastante sobre ello, pero finalmente guardé el borrador para otra ocasión y decidí escribir algo liviano y, a mi modo de ver, divertido.
¡El revuelo que se armó en las redes sociales! ¿Las responsables?...¡Unas empanadas servidas en frascos de vidrio en un restaurante del barrio de Palermo!
Escuché sobre ello en un programa radial, y me divertí mucho con los comentarios que hacían los conductores del mismo.
Luego googlé la "novedad" y hay más de quince páginas hablando del tema.
No sé si es gracioso o preocupante...
En fin. Mejor lo pienso desde el costado divertido y entonces, como soy argentina y a mucha honra, voy a acordar que las empanadas ¡MEJOR SÍRVANLAS EN UNA SERVILLETA DE PAPEL!  Y de carne...por supuesto.
Y sabido es que hace tiempo se instaló "la moda" de servir tragos, postres y hasta ensaladas en frascos de vidrio. Hasta ahí, todo bien...¡PERO NO UNA EMPANADA! ¡Eso es sacrílego a la tradición criolla! 
Estas eran de tofu y...sobre "colchón de rúcula". ¡Jajaja!  Ya no saben que inventar para justificar el costo de las comidas que ofrecen los restaurantes.
Comparto la imagen -de google- y algunos de los comentarios tomados de periódicos nacionales.
En Tucumán: empanadas
En Palermo: suculentos pasteles de carne fritos repulgados a mano, sobre mix de verdes y magia de vidrio reciclada

-Yo quiero una empanada dentro de un frasco.
-Y yo una cereza flotando en perfume en un sombrero de hombre.

-¿Y si pido una docena? ¿me las dan en un un frasco grande de aceitunas?

-Vidrio no. Es "cristal transparente trabajado a alta temperatura".
Hay más comentarios y notas al respecto, pero para ponerlos en tema creo que ya es suficiente.
Espero que hayan sonreído al menos unos instantes. En lo que a mi respecta, me quedo pensando si luego se vendrá el "CHORIPAN ENFRASCADO" ¡Entonces sí creo que miles de manifestantes marcharíamos en todo el país fijando postura y repudiando el abominable invento ! 
Antes de finalizar, quiero decir que creo que es una suerte que hayan descubierto esos exoplanetas y que ojalá pronto podamos ir a vivir a alguno de ellos. Estoy dispuesta a partir como "conejillo de indias"...tal vez podamos construir, desde la nada, un mundo mejor...Sin vajillas caras ni esnobismos para reemplazarlas, sin dinero de ningún tipo, con trueque como única opción de adquirir los insumos necesarios,  y...¡sin gobernantes corruptos! 
Gracias por pasar por aquí. Espero opiniones, críticas y halagos también ¿Vale? ¡Hasta el viernes próximo! Buena vida.
  Lu

Frases:
Cada día me miro en el espejo y me pregunto: Si hoy fuese el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy?. Si la respuesta es no durante demasiados días seguidos, sé que necesito cambiar algo” 
Steve Jobs
Una de las grandes -sino la mayor- tragedias del hombre moderno es que hoy, dominado por las fuerzas de los mitos y dirigido por la publicidad organizada, ideológica o no, renuncia cada vez más, sin saberlo, a su capacidad de decidir” 
Paulo Freire
Sueña como si fueses a vivir para siempre vive como si fueses a morir hoy.” 
James Dean
Los imputados por corrupción son como los turrones: siempre sobran.” 
El Gran Wyoming
El tiempo me ha enseñado a mirar, a veces me ha enseñado a callar.” 
Fito Páez

Hoy zafás: 
Hoy, con poco tiempo y cero inspiración, con la cabeza puesta en lo que me falta hacer para el viaje que se aproxima, decido compartir un par de cuentos breves de uno de mis autores favoritos: Eduardo Galeano.
El río del olvido
 La primera vez que fui a Galicia, mis amigos me llevaron al río del Olvido. Mis amigos me dijeron que los legionarios romanos, en los antiguos tiempos imperiales, habían querido invadir estas tierras, pero de aquí no habían pasado: paralizados por el pánico, se habían detenido a la orilla de este río. Y no lo habían atravesado nunca, porque quien cruza el río del Olvido llega a la otra orilla sin saber quién es ni de dónde viene.
Yo estaba empezando mi exilio en España, y pensé: si bastan las aguas de un río para borrar la memoria, ¿qué pasará conmigo, resto de naufragio, que atravesé toda una mar?
Pero yo había estado recorriendo los pueblecitos de Pontevedra y Orense, y había descubierto tabernas y cafés que se llamaban Uruguay o Venezuela o Mi Buenos Aires Querido y cantinas que ofrecían parrilladas o arepas, y por todas partes había banderines de Peñarol y Nacional y Boca Juniors, y todo eso era de los gallegos que habían regresado de América y sentían, ahora, la nostalgia al revés. Ellos se habían marchado de sus aldeas, exiliados como yo, aunque los hubiera corrido la economía y no la policía, y al cabo de muchos años estaban de vuelta en su tierra de origen, y nunca habían olvidado nada. Ni al irse, ni al estar, ni al volver: nunca habían olvidado nada. Y ahora tenían dos memorias y tenían dos patrias.

El descubrimiento
En 1492, los nativos descubrieron que eran indios,
descubrieron que vivían en América,
descubrieron que estaban desnudos,
descubrieron que existía el pecado,
descubrieron que debían obediencia a un rey y una reina de otro mundo y a un dios de otro cielo,
y que ese dios había inventado la culpa y el vestido
y había mandado que fuera quemado vivo quien adorara al sol y a la luna y a la tierra y a la lluvia que la moja.