viernes, 30 de septiembre de 2016

Para Hiji Agustina

Tampoco me importa el mío
No sé si podré plasmar mis sentires en esta entrada, pero a partir de la frase que leí en el blog de mi amiga Tesa, http://elalmacendelosdiasperdidos.blogspot.com.ar/-que se los recomiendo una vez más- me la pasé pensando en el difícil y contradictorio arte de ser madre. Sumado a eso, el acontecimiento feliz del cumpleaños número 28 ¡¡VEINTIOCHO!! de hiji, lo que implica que desde hacen 28 años me inicié en el sinuoso camino de ser mamá.
Pero, volviendo a la frase, he aquí la misma: 
"Los hijos son como la hiedra trepando por las paredes". 
¡La  fuerza, al menos para mí,de esa imagen! Entiendo que puede sugerir tantas interpretaciones como lectores tenga. Cada quien reflexionará entonces sobre ello.
Sin dudas, el sentimiento materno está ligado a infinitos acontecimientos, el deseo de serlo o no, las distintas circunstancias de la etapa de crianza, el "deber ser" y la historia ancestral de cada mujer, etc
En lo que a mí respecta, quiero decir a vuelo de pájaro, dos o tres tips de mi ser madre sobre los cuales, frecuentemente, escucho hablar a tantas mujeres.
Recuerdo que cuando estaba embarazada, algunas amigas me decían, entre otras tantas consideraciones, "Aprovechá a dormir ahora, porque luego ya no podrás"...
Siempre dormí a mi gusto y placer excepto, obvio, cuando mi hija estaba enferma.
"Hacé todo lo que tengas ganas antes de tener un hijo, pues luego todo será complicado" No puede negarse que al tener un bebé, las responsabilidades y el ritmo cotidiano se alteran. Pero nada es "trágico". Todo, supongo, tiene que ver con las circunstancias en que cada quien se convierte en madre. 
Fui "madre soltera" y por lo mismo, la única "regla" que seguí, intuitivamente, fue intentar criar una hija con la fortaleza necesaria para enfrentar la vida...Nunca tener conmiseración de ella por esa situación fortuita que le tocó vivir.
Algunas situaciones cambiaron, es cierto, pero particularmente en el sentimiento. Me parece a mí que, el día que parimos, no solo pasamos a ser madres sino qué -sin quererlo- pasamos a ser "anímicas dependientes" del estado emocional de nuestros hijos.
Quiero decir con esto que, aunque mi vida esté brillando, si ella no se siente plena y feliz o, intuyo que tiene algún problema de cualquier índole, yo casi no duermo pensando en las posibilidades de "achicar" su angustia...Quiero decir también que necesito su abrazo y saber que me ama, explícitamente, sino me la paso rumiando por los rincones...Como para dar algunos ejemplos. 
Lo que no siento ahora, ni sentí jamás, es que al convertirme en madre tuviera que cortar mis alas y mi espíritu aventurero, entre otras cosas. De hecho, cuando quise y pude viajar, lo hice, dejando a mi hija al cuidado de sus abuelos. Si tenía que salir, pues lo hacía, ocupándome por supuesto de que se quedara con alguna amiga mía o, dependiendo de los años, se quedaba a dormir en casa de una amiguita de ella. Como sea, en general encontraba la alternativa para que ambas lo pasáramos genial. Y las veces que no la encontré, pues ¡me quedé en casa y disfruté de todos modos el estar con hiji!.
Antes de continuar, necesito hacer aquí un paréntesis, para realizar, un ENORME RECONOCIMIENTO Y AGRADECER a tantas amigas, de las cuales algunas ya no están, que me acompañaron en la primer etapa de mi maternidad, en esta ciudad sin familia de sangre. En esta Ushuaia donde en alguna época los amigos se constituyeron en familia por adopción.
Transitar su adolescencia, fue para mí bastante complicado, fui aprendiendo a la par de Agus, como resolver situaciones en este difícil momento por el que todos pasamos. Por suerte, me parece, en esa etapa de la vida de hiji, apareció su padre y "colaboró", en cierto modo, reafirmando mis decisiones respecto a salidas, estudios y otras cuestiones frecuentes que nos suceden con los hijos que adolecen.
¿Qué en ocasiones me angustio y tengo sentimientos contradictorios? ¡Pues claro que sí, somos MUJERES, ante todo y HUMANAS!. Por suerte ningunas "robotinas"
Pero la realidad es que ser mamá es una gran aventura que no acaba nunca, más allá de la edad de los hijos. Tal lo que me dijo Tesa y comparto 100%.
Hay mucha tela para cortar en este tema del "sentimiento materno", pero el espacio y, particularmente hoy, mi tiempo es reducido.
En apenas unas horas tengo examen de portugués, y ya es tiempo de que cambie estas reflexiones por un momento de estudio de esa lengua.
Así que, como siempre, gracias por leer mi blog. Espero opiniones, críticas y halagos también ¿Vale? ¡Hasta el viernes próximo! Buena vida.
 Lu
Frases de madres e hijos
Los hijos aprenden poco de las palabras; sólo sirven tus actos y la coherencia de éstos con las palabras” 
Joan Manuel Serrat
Mienten los padres que intentan hijos a medida, torpe el hijo que reniega lo que hubo detrás” 
                                                                                                          MIguel Abuelo
Los padres son los huesos con los que los hijos afilan sus dientes.” 
Peter Ustinov
Soy mujer orgullosa y altiva pues crié, yo sola, a mi hija, y ella se supera y ME SUPERA día tras día
Lucía Porta
No se estudia para ser mamá, por eso hacemos lo mejor que podemos. Y si bien creo en el instinto, más creo en el ensayo y error, el sentido común y el amor
Lucía Porta
Acá no zafás:
(por eso  me hice “bloggera”, para publicarme... ¡así que leé la entrega Nº 216 de la suelta de mis letritas)
NOTA: La entrega de hoy, es la nueva versión de un poema titulado "ParAgustina" que escribí hace ya varios años
Para Hiji Agustina
Te crecí
con agua y leche
digna
Dignidad de pobre
rica dignidad.
Te crecí,
sin penarte ni pensarte
abandonada,
a ritmo de duendes,
habitantes del bosque,
y de nuestra casa
poblada de historias 
entretejidas en noches
de luna llena.
Presagiando tu futuro
niña buena
te crecí,
amanecida
sola y plena,
para que descubrieras la vida
y cantaras en ella
sones de  solidaridad,
amor, paz y humildad.

Te crecí
simplemente...
Y hoy sos
una maravillosa mujer
inquieta,
ávida de saberes,
siempre independiente.

viernes, 23 de septiembre de 2016

Sinfonía

Tampoco me importa el mío
De regreso, siempre a mi pequeño mundo, a mis no rutinas "rutinarias", a mi blog y a mi cotidiano...No me resulta fácil volver. Me reconozco torbellino en cada retorno, siento bullir volcanes en mi interior. Huelo insaciedad (si no existe la palabra, no importa, la invento con la certeza de que lectores y lectoras comprenderán mis sentires)
Me aburre lo conocido pero no puedo ignorarlo ni dejar de sentir, tranquila, su aliento proteccionista. Lo desconocido me atrapa, me sube la adrenalina. 
Elijo una vez más que Ushuaia sea mi lugar adonde volver pero... quisiera ser ave de paso para levantar vuelo cuando los vientos cambian, recorrer el mundo en busca de días primaverales, de experiencias nuevas y remontar años perdidos, o ganados depende del cristal con que los mire...Y regresar exhausta, tan solo para saber que hay un cierto orden en mi hogar, que lo necesito a pesar de todo, para luego volver a partir como mujer errante o habitante del mundo.
No es falta de anclaje, me parece, pues siempre necesito volver...Es una sensación de búsqueda incontrolable, es sentir que la fiesta siempre está en otro lado...¿Será que algún día terminará este desasosiego? ¿Tendrá que ver tal desazón con la intrínseca necesidad de encontrar un compañero de ruta?
Como sea, creo también que ésta SOY y que si desapareciera mi "casi angustia existencial" dejaría de SER YO MISMA...
Así que llegaré a los 90 años con el corazón latiendo descarrilado. Tal vez descubra entonces que tan solo viví la vida y, a pesar de todo, sonría por los logros y ya no recuerde los fracasos.
Por cierto, que tengamos un vivificador comienzo de primavera u otoño (según corresponda)
Como siempre, gracias por leer mi blog. Espero opiniones, críticas y halagos también ¿Vale? ¡Hasta el viernes próximo! Buena vida.
 Lu
Frases Primaverales
Mi amor no precisa fronteras; como la primavera, no prefiere jardín” 
Silvio Rodríguez
El otoño es una segunda primavera, donde cada hoja es una flor.” 
Albert Camus
El amor es una planta de primavera que todo lo perfuma con su esperanza, incluso las ruinas por donde trepa.” 
Gustave Flaubert
El primer día de la primavera es una cosa y el primer día primaveral, otra diferente. frecuentemente la diferencia entre ellas es más de un mes.” 
Henry van Dyke
Los árboles parecían cubiertos por flores de rocío. Era la sutil floración de la lluvia de primavera; una floración que casi todos pasaban por alto.” 
Yasunari Kawabata
Acá no zafás:
(por eso  me hice “bloggera”, para publicarme... ¡así que leé la entrega Nº 215 de la suelta de mis letritas)
Sinfonía
Estallo.
Exploto.
Vuelo...
Eviscerada,
desmembrada.
Siento latirme...

Me abrazas
Me cercas.
Siento tu sentir
tu piel
- mi piel-
tus latidos
-los míos-
Te abrazo
Te anido
y te vuelves
catarata tibia
derramando
estrepitosa, incontenible
en mi río enajenado.
Nos abrazamos...
Tu mirada en la mía.
Carcajeamos...
El Universo tiene sentido.

viernes, 2 de septiembre de 2016

Manos

Tampoco me importa el mío
No voy a volver sobre los "informes meteorológicos", pero quiero que sepan que desde el martes nevisca en Ushuaia, luego sale el sol y ¡de nuevo el barro! Luego llueve sin parar, y ¡otra vez nevisca! Sin olvidarse de pasar por aquí, como corresponde en esta inestabilidad climática, el señor viento soplando furioso...¿Será por el estado calamitoso en que se encuentran las calles de nuestra ciudad? ¿Será por los tardíamente arrepentidos de haber puesto tan mal el voto en las últimas elecciones? ¿Será por la ausencia de la gobernadora, que sigue sumando puntos para su currículum en Buenos Aires? En tanto, los problemas de desempleo, la situación fabril, el no llamado a paritarias, los robos a los supermercados, etc demuestran en el minuto a minuto que esta provincia se desmorona. Vaya uno a saber...pero hasta el clima está enrarecido y los vientos, furiosos, así lo anuncian.
Sumado a eso, hay mucha agitación en algunas oficinas municipales debido a la denuncia que interpuse contra mis vecinos, dueños de la jauría.
Lo mejor es ese aspecto, por el momento, : vinieron a mi casa dos inspectores de obras privadas, y ni bien les abrí la puerta para que salgan a mi jardín ¡los 4 perros se lanzaron sobre el tejido de alambre y no pararon de ladrar hasta que salió el dueño y los encerró! O sea...comprobación in situ de lo que estoy denunciando.
Lo peor: No hay una normativa que indique como debe ser el muro lindante en caso de que se tengan muchos animales. No me sorprende, siempre lo supe y, desde el comienzo de esta mala historia, estoy preparándome para ir con otros vecinos a formalizar la denuncia en el Concejo Deliberante y solicitar que se amplíe la normativa respecto a tenencia de canes.
En tanto, la denuncia sigue por los carriles pertinentes, y no todas las oficinas actúan con la misma celeridad y justicia...
Sin embargo, en algunas en las que no imperan los "amiguismos" están pensando en gestionar también el pedido de ampliatoria de la norma, para dar más impulso aún a mi  iniciativa.
Y tengo la certeza de que, sino antes de la navidad, ni bien comenzado el periodo de sesiones 2017 esa normativa estará en vigencia.
En el mientras tanto, a tomarlo con calma y unos días de vacaciones.
Estaré ausente los próximos dos viernes. He decidido, impulsivamente, tomarme unos días para recuperar energías y avanzar con más ímpetu en los últimos meses del año. Iré a despejarme de todo a Luján. En la provincia de Buenos Aires. Voy a la casa quinta de mi amiga Patri, a disfrutar del "campo".
Espero encontrarlos por aquí a mi regreso, y que sigan acompañándome en esta, mi casa de letras.
Como siempre, gracias por leer mi blog. Espero opiniones, críticas y halagos también ¿Vale? ¡Hasta el viernes 23 de septiembre! Buena vida.
 Lu
Frases para pensar sobre la injusticia
"Una injusticia hecha en perjuicio de uno solo es una advertida amenaza contra todos
Ralph Waldo Emerson
La indiferencia es el apoyo silencioso a favor de la injusticia” 
Jorge González Moore
Hay un hambre que es tan grande como el hambre del pan y es el hambre de la injusticia, de la incomprensión.” 
 Enrique Santos Discépolo
Perdonando demasiado a quienes cometen faltas, se hace una injusticia a quienes no las cometen” 
Baldassare Castiglione
“Sé justo en el momento preciso. Toda justicia que tarda es injusticia” 
Marcel Schwob
Acá no zafás:
(por eso  me hice “bloggera”, para publicarme... ¡así que leé la entrega Nº 214 de la suelta de mis letritas)
Manos
Todos disfrazados. 
Fue la consigna para esa noche de pernocte en la escuela de mi hija.
Los chicos y las chicas finalizaban la etapa, ¿feliz?, de escuela primaria.
Noviembre se presentaba cálido y acepté la invitación para asistir como "mamá acompañante".
Había aprendido a disfrutar, a partir de mi hija, de la compañía de esas maravillosas personitas que transitaban la "edad del pavo".
Me esmeré en mi disfraz para no ser reconocida y lo logré. Era una perfecta bruja, máscara incluida.
Montada en mi escoba, recorría el patio de la escuela ante el asombro de los niños y niñas que intentaban averiguar de quien se trataba tan misterioso y subyugador personaje.
Convengamos que, por mi contextura física, bien podría haber sido uno de ellos.
Las maestras, disfrutaban del espectáculo, a sabiendas de quien era "la bruja". Mi hija, muy buena actriz por cierto, seguía el ritmo de sus alborotados compañeros mostrándose tan intrigada como ellos.
El profe de educación física, disfrazado de futbolista, sonreía cómplice. 
¡Que bello hombre, buena persona y mejor profesor era! Estaba separado desde hacía un tiempo, casi el mismo que yo...
Ana y Yadda, las maestras, jugando de Celestinas, nos habían invitado al pernocte a ambos.
Todo eran risas, juegos, bailes...
Mientras bailaba, feliz y divertida, con "el profe" rondándome, se acercó Andreíta y me dijo:
" Ehhh boluda, no sé quien sos boluda...Me das miedo boluuú.. no puedo "sacarte"..."
Y en lo mejor de la fiesta y la intriga la que se acercó, sigilosamente, fue Julieta “arrastrándome” hasta el improvisado "bar" para mirarme las manos, bajo la lámpara que iluminaba ese sector.
Me miró, sonriendo con aire triunfal,  y sin darme posibilidad de defensa alguna, empezó a los gritos: "Chicos chicos, vengan, descubrí algo" De pronto, me vi rodeada por una veintena de pre adolescentes que esperaban oir la confesión de la compañera. Y Julieta, desafiante, altiva y feliz gritó ¡Mírenle las manos! ¡Esta no es de los nuestros! ¡Es una vieja!
Muertos de risa se dispersaron luego para seguir con sus juegos, bailes y "chismeríos" típicos de la edad.
¿Y yo? 
Quedé sola frente al escritorio, que oficiaba de "barra" del improvisado bar, mirándome las manos.
Entonces...
Se acercó el profesor y me dijo: "Soy un viejo futbolista en busca de una vieja bruja que, con algunos pases mágicos, quiera iluminar mi camino"...
Aún hoy agradezco: no haberme puesto guantes esa noche, la perspicacia de Julieta y que los chicos y chicas, agotados, se hayan dormido a la medianoche. 
Por eso...
Justo a la hora de brujas comencé, como corresponde al oficio, mi ronda y, sin disfraz, tuve mi fiesta personal.