viernes, 4 de agosto de 2017

Un cuento del Negro Fontanarrosa

Tampoco me importa el mío
Esta intro será muy breve...Algo extraño, creo, debido a mi verborragia.
Tal vez se deba a que mi Ser está atravesando días de desasosiego...Ya pasará...Espero, y entonces volveré a mis "reflexiones en voz alta", como me gusta llamar a estas letritas que comparto con ustedes.
Lo cierto es que hoy, básicamente, dedico este post a la memoria del querido Roberto Fontanarrosa. 
Y, si de memoria hablamos, vino a mi el cuento que podrán leer en el segmento correspondiente, titulado:"Hoy zafás" habida cuenta que no publico ningún texto de mi autoría.
"Estamos distraídos" es un relato breve que, me parece, hará sonreír a mas de uno. Y, como ya sabemos, "el que sólo ríe, de sus picardías se acuerda" ¿Cierto?
A medida que pasa el tiempo y vuelvo a leerlo más me siento identificada. 
¡Es que en algunos aspectos siento que estoy entrando en la etapa de "Nunca me había pasado"! Particularmente cuando se trata de calcular el tiempo transcurrido. Me suceden a menudo situaciones tal las descriptas en el relato.
¿Y a ustedes, cómo les va con ese cálculo?
Ojalá sonrían con las frases y recuerden al gran Fontanarrosa  los que gustaban de su humor, y para quienes nunca leyeron nada de él, ¡acá lo presento!
Gracias por pasar por aquí. Espero opiniones, críticas y halagos también ¿Vale? Hasta el viernes próximo. Buena vida y BUENA VIBRA
 Lu
Frases : Roberto "El Negro" Fontanarrosa
A 10 años de su muerte, /19/07/2017, sigue deleitándonos con sus historietas y poniendo una sonrisa en quienes lo leemos. 
Vago no soy, quizá algo tímido para el esfuerzo.” 

Usté no está gorda, Eulogia. Es un bastión contra la anorexia apátrida.” 

Reparad en ese pato que corre. Reparad en aquel cordero que trisca. Reparad esa cerca que huyen los animalitos.” 

Si tropiezas dos veces con la misma piedra... ¡sácala de allí!

La mentira tiene patas cortas. Y nariz larga. La mentira es una comadreja.” 

No basta la buena voluntad si intentas apagar el fuego con gasolina.” 
Hoy zafás: 
”Estamos Distraídos”
                                                                                                   Roberto "Negro" Fontanarrosa
Mi amiga Colette solía decir, y hace ya mucho tiempo, "Estamos entrando en la edad del nunca me había pasado"... Y es así. 
Decimos: "Es curioso. Nunca me había pasado, me agaché a recoger un tenedor y se me trabaron cuatro vértebras de la columna".
Escuchamos: "Es notable. Nunca me había pasado. Mordí un caramelo de limón y un premolar se me partió en ocho pedazos.
Es que, así como se habla de un Primer Mundo y de un Tercero sin que nadie conozca a ciencia cierta cual es el Segundo, nosotros hemos pasado de la Primera Edad a la Tercera sin recalar por la Segunda y el cuerpo acusa recibo de tal apresuramiento. El tiempo mismo, incluso, ha tomado una consistencia gelatinosa, plástica, mutante.
Calculamos: - "Cuánto hace que se mudó Ricardo a su nueva casa?". 
Y arriesgamos: - "Tres, cuatro años". 
Hasta que alguien, conocedor, nos saca de la duda:"Catorce".
Suponemos ante el amigo encontrado ocasionalmente en la calle: 
- "Tu pibe debe andar por los seis, siete años". 
- "Tiene diecinueve - nos contesta el amigo 
- Vení Tacho!”. Y nos presenta a una bestia de un metro ochenta, pelo verde, un clavo miguelito clavado en la ceja y un cardumen de granos sulfurosos en la mejilla.
Se corrobora entonces aquello que, dicen, decía John Lennon: "El tiempo es algo que pasa mientras nosotros estamos distraídos haciendo otra cosa". 
Y suerte que estamos distraídos haciendo otra cosa. Mucho peor es aburrirse. Es dulce rememorar ciertos momentos, pero más me entusiasma pensar en las cosas que tengo para hacer. Es que muchos de esos ciertos momentos son muy viejos. Y por lo tanto vale recordar el consejo dado por Javier Villafañe cuando alguien le preguntó cómo hacía para conservarse tan joven pasados los ochenta años. 
- "No me junto con viejos", respondió el maestro. 
Yo quiero agregar lo que un día dijo Jean Louis Barrault, famoso mimo francés, "La edad madura es aquella en la que todavía se es joven, pero con mucho más esfuerzo".-

9 comentarios:

jfbmurcia dijo...

Muchas gracias por compartir ese bonito relato, Me ha recordado a los mexicanos cuando se dirigen a alguien mayor diciéndole "jovenazo"...Yo ya soy un jovenazo...Cómo pasa el tiempo. Un abrazo, amiga.

Adriana dijo...

Muy bueno!, se ve que también ando .. Distraída
Te quiero Lulú y Admiro tu talento con las letras!

RECOMENZAR dijo...

Andamos en lo mismo Si casi me siento como vos...A veces pasa....vivamos los momentos como vienen y asi se irán
aunque no sea facil
Bravo escritora de las cosas lindas

Carmen Troncoso dijo...

El espiritu es el invencible, nosotros hacemos el esfuerzo de ir tras el resoplando. Me he reido mucho con tu entrada, un abrazo feliz y a tomar chocolate para los frios extremos!

Lu dijo...

Es cierto Carmen! Me da risa la primer definición de tu comentario...pero es así nomás...

Y ya sabemos que la risa es una buena medicina para el alma así que me alegra que te hayas reído con esta entrada
Un abrazo mi querida

Lu dijo...

Hola Mucha.
Sí, creo en eso. En vivir el momento como se presenta y esperar que pase.
Tengo la certeza de que pasará pues mi instinto de supervivencia es más fuerte que cualquier sombra que me ronde.
Y también creo que soy un ser humano con todos los sentimientos a flor de piel. No soy "la mujer maravilla", por lo tanto acepto mis angustias tanto como mis alegrías...

Un abrazo y ya "nos soplarán vientos mejores" mi querida

RECOMENZAR dijo...

"La edad madura es aquella en la que todavía se es joven, pero con mucho más esfuerzo".-



Genial........
Volví a leerte Siempre cuando te leo por segunda vez me encuentro algo que no había leído antes



No vacaciones para mi de verano..¿.y sabes? no me preocupa odio los aeropuertos
abrazos.......mil

Anónimo dijo...

Bueno esta segunda lectura estuvo sembrada de sonrisas y risas, gracias a ese humor tan nuestro, ácido y a la vez contundente, no da lugar nada más que a reírse mucho, y como bien decís, "la risa es el remedio infalible" como decía un apartado de la revista Selecciones. Yo leí casi todos los libros del negro y ví varios de los videos que se han hecho con sus cuentos, pero lo que se lleva las palmas es su intervención en aquel famoso encuentro sobre la lengua castellana en la que estuvo compartiendo mesa, nada menos que con Saramago. Sigo leyendo, besos, Evy

Tesa Medina dijo...

Ay, Lu, me he reído con ganas. Me siento tan identificada con esta entrada...

Ese hacerse mayor sin delicadeza y a toda prisa que nos sorpende siempre porque andamos distraidos, esa "devastación" que se apodera de nuestros cuerpos, tersuras, agilidades mentales y posturales.

Mientras ensancha la cintura nos desajusta el medidor del tiempo. Es más, a mi se me pasan los días volando más que nunca. Y me cuesta mucho creer que hace ya más de 20 años de casi todo lo más importante de mi vida.

Nos queda nos darnos por vencidas y seguir intentando ser jovenes, al menos de espíritu, aunque sea con esfuerzo, a veces con mucho esfuerzo.

Genial Fontanarrosa, Lu, como no podía ser de otro modo me reí sobre todo con su frase más surrealista "Reparad en ese pato...Reparad esa cerca.

Y desde mi bastión contra la anorexia apátrida, me propongo como cualquier gordita que se precie, empezar la dieta después de vacaciones y cualquier lunes, por supuesto.

Un abrzao,