viernes, 14 de junio de 2024

AVISO

                      Tampoco me importa el mío

Hola hola. Vengo a decir que no he podido preparar esta edición a pesar de que me había despedido hasta el 14 de junio.

Las vacaciones compartidas con amigos y amigas fueron muy reconfortantes.

¡Menos mal! Porque al llegar a mí casa me encontré con un panorama muy complicado.

Hizo frío extremo, como hace años no sucedía, y al no circular el agua se congeló una parte de la cañería y estalló.

Están trabajando para solucionar el problema y, mientras tanto, estoy viviendo en la casa de una amiga.

Espero que en estos días se pueda resolver y regresar a mí 🏡.

Entonces...

¡¡GRACIAS POR PASAR Y POR EL AGUANTE!! Será hasta el próximo viernes.

Prontito también volveré a comentar en vuestros blogs.



martes, 21 de mayo de 2024

Despidiendo a mi mamá

Tampoco me importa el mío
Hoy llego de modo imprevisto, para reflexionar sobre la muerte. De las sensaciones y sentimientos que tiene cada quien al respecto. 
Ya sé que  dije que  no publicaría hasta el 14 de junio pero...  el domingo pasó la Parca abrazó a mi ma y se la llevó con ella. 
Entonces...los amigos, las amigas, los parientes, la gente en general tal vez tengan en su imaginario que los deudos deben llorar hasta quedarse sin lágrimas, asistir a un velatorio, desarmarse en el dolor cual rompecabezas revoleado por el aire, poner flores en un cementerio...
Sin dudarlo digo que la muerte de un ser querido causa tristeza infinita, las muertes injustas dolor y mucho más, la de los hijos..¡ ni siquiera me atrevo a pensarlo! 
Pero
cuando uno acepta que la muerte es parte de la vida y que  la persona que fallece ya la vivió y con creces, bueno pues, en ese caso creo que deberíamos despojarnos del egoísmo de querer que alguien siga poniendo sus pies sobre esta tierra y dejar que partan en paz del mundo de los vivos.
De todas maneras, y para no caer en lo estrictamente personal, digo a modo de generalidad, cuando una persona ya vivió más de 90 años - mi mamá tenía 99- y su salud física está resquebrajada,  su estado emocional está en la cuerda floja, o la tristeza empieza a ser parte de su cotidiano, cuando algo de eso o todo a la vez, le sucede a un ser que amamos...
¿Está mal pensar que lo mejor que puede pasarle a ese Ser es partir? Y luego, creo que lo mejor que podemos hacer, los que nos quedamos, para sobrellevar la tristeza del adiós, es buscar los mejores recuerdos, sus gustos, sus torpezas, sus mejores momentos y honrar su partida como cada quien crea que es la mejor manera de hacerlo.
Y  ¡YA! El tren del tiempo sigue su marcha, y nosotros somos sus pasajeros.
Por eso permítanme, en este martes, esta intro a modo de homenaje a mi Madre, Victoria Fernández Inciarte de Porta, o "Allons" y este saludo como final, que lleva mi más absoluta convicción, porque CREO EN ELLO:
¡Chau Ma! Al fin te libraste del cuerpo. Te saludo con todo mi amor , adonde quiera que estés
  

Hecho este homenaje a mi mamá, ahora si me despido hasta el viernes 14 de junio, o hasta cuando gusten volver.
                                                                                                                     Lu

viernes, 17 de mayo de 2024

Cuenta mi mamá

  Tampoco me importa el mío
Seguramente todos y todas vieron imágenes y supieron de la aurora austral que pudo verse -entre otros tantos lugares- en Ushuaia.
Tal vez, hubo quienes pensaron que yo podría estar viendo ese fenómeno de belleza indescriptible...
Pues debo decir que ¡NO! Estaba en mi casa pero...¡no lo vi!
Me enteré recién un par de horas después del suceso, por una amiga de Bs As que me preguntó si lo había visto. 
Entonces, busqué la noticia en los portales y pude ver fotos diversas las que, supongo, habrán visto muchos y muchas de ustedes habida cuenta de que se replicaron en el mundo.
En todo caso, comparto una que tomo de https://www.c5n.com/
Y otras dos que copio y pego de: 
https://www.latdf.com.ar/
Ya ven amigos y amigas lo que me he perdido de ver "en vivo y en directo".
Que se le va a hacer...últimamente "No doy pie con bola"
Extraño horrores a gatito Morrison lo cual suma a cierta desazón que siento.
Así las cosas, si bien aún me quedan algunos días para ir a renovar mi aire, he decidido no volver a publicar hasta mi regreso.
Me iré una semana a 25 de mayo (provincia de Bs As) a compartir mimos y abrazos con mi "hermanito de chupete" y mi "cuñada"
Luego estaré una semana en la ciudad autónoma de Bs As (CABA) disfrutando de la compañía de amigas y de las estupendas y diversas actividades que ofrece esa ciudad.
¡Gracias siempre por el aguante!
Será entonces, hasta el viernes 14 de junio, o hasta cuando gusten volver.
 Lu
                                      Esa Musiquita en el recuerdo
                                                       
Acá no zafás:
   (por eso me hice “bloguera”, para publicarme...entrega Nº553 de la                                                                          suelta de mis letritas)

NOTA: Quiero decirles que lo que cuento en este relato, rescatado de mi archivo, son sucesos reales que acontecieron allá por 1958. Lo contaba siempre mi madre.

Cuenta mi mamá...

Cuando vos tenías un año allá en la casa de Puerto Deseado, donde ni muebles había, vivimos unos seis meses, justo en ese tiempo invernal en que las noches son tan largas y oscuras. No había luces en las calles, ni había vecinos próximos.  De hecho, la luz del hall de la casa más cercana se veía apenas como un lejano farolito chino o una luz navideña... quiero decir, se veía apenas un brillo. Fue una de esas noches, cuando sentimos unos desesperados golpes en la puerta y tu papá fue a atender. Al abrirla no vio a nadie, pero en ese instante los golpes urgentes, fueron en la ventana. Es el viento, viejo -le dije yo-, pero la verdad es que no parecía sonido de viento. A la noche siguiente, pasó lo mismo, los golpes cada vez más fuertes, cesaron cuando apagamos las luces y fuimos a dormir. Fue entonces cuando a tu papá se le ocurrió que al día siguiente, llamaría al vecino de la casa más próxima, aquella de la lucecita, para que viniera a cenar con nosotros.

Y sucedió....En medio de la cena, golpearon una vez más la puerta.

Se levantaron juntos de la mesa, tu padre y el vecino aquel, y se dirigieron hacia la puerta uno y hacia la ventana, el otro. Al abrirlas al mismo momento, los desesperados, urgentes y fuertes golpes retumbaron en el techo...

Yo no creo nada de eso, pero el vecino nos dijo que eran los espíritus de los indios, molestos por la invasión de los hombres blancos que trabajaban sobre sus muertos, acota mi mamá....

Entonces
siento que yo sí lo creo, que no tengo dudas de que los dichos del vecino aquel hayan sido, y sean, ciertos…
Y me quedo pensando en eso pero, a mi madre, no se lo digo…

viernes, 10 de mayo de 2024

Pequeña duda

 Tampoco me importa el mío
Semanita complicada si las hay.
Cortes de luz, de internet, alumbrado público cortado por las noches...
¡Tremendo lo que está sucediendo en Ushuaia!
El sistema eléctrico está colapsado.
Obviamente debido a los negociados, transas, falta de mantenimiento y "olvidos" de la clase política.
Copio y pego un párrafo de https://informante.com.ar/ushuaia
"Es evidente que la falta de planificación y la negligencia en la gestión de esta crisis energética han llevado a una situación insostenible para los residentes de Ushuaia. Es fundamental que el gobierno de Tierra del Fuego reevalúe sus prioridades y tome medidas concretas para resolver esta emergencia, priorizando el bienestar de sus ciudadanos sobre cualquier otra agenda política."
Por lo dicho, está resultando muy difícil compaginar esta entrada. Cuando regresa internet su lentitud es exasperante.
Como si no fuera suficiente, quiero cambiar el color de algún texto -este párrafo por ejemplo- y Blogger no me lo permite. Eso además de que también hace lo que quiere con el interlineado.
¡Uf!
Disculpen la densidad que porto hoy, pero necesito decir también que siendo 9 de mayo he concurrido una vez más a la movilización popular. Si algo me sube un poco el ánimo es ver la cantidad de gente que se volvió a congregar para marchar.
¿Entenderán Milei y su "casta" -la misma que según él cuando estaba en campaña iba a hacer desaparecer- el mensaje que están dando los trabadores y las trabajadoras, jubilados y jubiladas, profesionales de distintas áreas, científicos y científicas, las PYME, la clase media, los sectores populares?
Mejor me voy, antes de que vuelva a cortarse la luz y/o internet, pero no sin antes compartir un genial fotomontaje que hizo mi amiga Tesa para que pueda despedir a Morrison. 
Otro motivo de tristeza que suma a estos días, una semana que ya no está ¡Lo extraño tanto!
Días tristes para mi. Morrison ya está en el "El cielo de los gatitos" Gracias Tesa por el fotomontaje para despedirlo y gracias siempre mi Morri amado, mi corazón de gato, por haberme elegido. Perdón porque no supe como ayudarte.
¡Jamás olvidaré los momentos divertidos que compartimos cada día durante dos años y medio! ❤️❤️🐱
Gracias por pasar. Prometo estar más luminosa la semana próxima. 
La buena nueva es que estoy a pocos días de viajar...¡Lo contaré el viernes que viene!. Hasta entonces o hasta cuando gusten volver.
Lu
Esa Musiquita en el recuerdo 
                                        Acá no zafás:
   (por eso me hice “bloguera”, para publicarme...entrega Nº552 de la                                                                          suelta de mis letritas)
NOTA: Nuevamente recurrí a mis archivos y, en esta ocasión, elegí un relato breve que forma parte de una serie compuesta por varios textos relacionados con mi infancia.
Pensé en algo divertido, habida cuenta la "densidad" de la edición de hoy.
Espero que quienes ya la leyeron, no la recuerden así los sorprende el final. ¡Ojalá les saque una sonrisa!
Pequeña Duda
Recuerdo ese colegio en el que pasé tantas horas de mi infancia correntina.
Pero, extrañamente, lo recuerdo sin sentimientos, de manera casi impersonal diría.
Llegan desde algún lugar vagas imágenes, distorsionadas tal vez, del espacio físico que ocupaba el patio y las galerías, pero no logro recordar las aulas ni las monjas que fueron mis maestras.
A la única que tengo presente, vaya una a saber el motivo, es a la Hermana Elizabeth.
Y del grupete de niñas de siete años, además de"la Carmen", me acuerdo de "la Chela" y de su hermana Betty.
Betty tenía un año más que nosotras, pero siempre se unía a nuestro grupo en los recreos.
Y recuerdo, particularmente, a las mellizas.
¡Tan bonitas con sus ojos color esmeralda!...Así las recuerdo.
Y veo a una de ellas... ¿Sería Emilse? O tal vez Malena. No puedo saberlo luego de tantos años transcurridos.
Sé que una era más tranquila, la otra más "pizpireta “y muy divertida.
Seguramente fue esta última, la protagonista en aquella mañanita soleada y rutinaria. Mañana en que, como cada día, en la inmensidad de ese claustro un "rebaño” de niñas permanecíamos atentas y sumisas, pienso ahora, escuchando a la maestra que, ese año, era la hermana Elizabeth.
Ni una mosca volaba, ni una tos traviesa, ni un cuchicheo...nada de nada.
Entonces
la melli empujó su pupitre, se paró y salió corriendo hacia el frente del salón.
Se tiró de panza al piso frío y reluciente y, sin que pudiéramos entender lo que sucedía tal la velocidad de estos aconteceres, levantó la sotana de la monja al tiempo que decía:
Hermana ¿Usted no tiene piernas?

viernes, 3 de mayo de 2024

Yo prefiero

 Tampoco me importa el mío

No puedo contar sobre la tristeza que me embarga. 
Es un sentimiento y, como todos los sentimientos, no puede contarse. Sólo se siente y debo transitarla.
Estoy escribiendo esto el 01/05 a sabiendas de que mañana por la mañana llevarán a Morrison a dormirlo para que parta al cielo de los gatitos sin sufrir.
Ahora mismo, mientras escribo está en su silla de siempre mirando por la ventana pero...¡parece la sombra del que fue!
Entonces, solo voy a mostrar unas fotos de un bello atardecer de abril.






Gracias por pasar. Hasta el viernes que viene, o hasta cuando gusten volver.
  Lu
                                             Esa Musiquita en el recuerdo 
                                         Acá no zafás:
   (por eso me hice “bloguera”, para publicarme...entrega Nº551 de la                                                                          suelta de mis letritas)
NOTA: Texto editado el 02/05/2024
Yo prefiero
La pequeña ciudad-con son pueblerino-a las grandes ciudades. 
Una casa con muchas ventanas, un jardín con árboles en el que canten los pajaritos, y -demás está decir- prefiero siempre los gatos a los perritos.
¡Y nada de comprar! Hay suficientes "sin techo", de raza "callejeritos"

La verdad a las falsedades, pocos amigos -pero sinceros- a un millón de ellos que me claven un puñal cuando menos lo espero.
La charla "tête-à-tête"al whatsApp, el abrazo, el trago compartido a las redes sociales.
O-si estás lejos-una videoconferencia para mirarnos la mirada, observarnos los gestos y sentirnos más cerca - con todos los sentidos-.

Yo prefiero invertir mi dinero en viajar a gastarlo en cosas materiales de las que sólo sirven para "aparentar".  Alojarme en un  hostal -con baño privado- limpio, modesto y prolijo -por todos lados-, a un cinco estrellas, all iclusive o similar.
No necesito que organicen mis días, que me sigan a todos lados, no me dejen comer en paz ¡elijo mi aire para respirar!
Como elijo también un pequeño barco -el tren o el avión- a impersonales cruceros.

Y prefiero-sin dudas- todo lo que escoge "el Nano" Serrat aunque no lo pueda escribir pues sería plagio. Por si no lo recuerdan pueden buscar, leer y oír "Cada loco con su tema" que yo -por hoy- llegué hasta aquí.

viernes, 26 de abril de 2024

Jirones de vida

Tampoco me importa el mío
Esta edición será de muy pocas palabras.
Las necesarias para contarles que el 23 de abril marché en mi ciudad en defensa de la Educación Pública en todos sus niveles, particularmente el Universitario.
La marcha fue a lo largo y ancho del país. En cada provincia, en cada pueblo, en cada ciudad.
Las imágenes muestran-en parte- lo que fue la movilización en Ushuaia. Las tomó una amiga, yo no llevé mi cámara.
Entonces...¡gracias Alicia por enviármelas!





Antes de irme, quiero agradecerles la buena energía para Morrison. Sigue andando, recuperándose de la anemia por ahora. Luego habrá que ver como sigue...Con él es el "día a día"
Gracias por pasar. Hasta el viernes que viene, o hasta cuando gusten volver.
 Lu
Esa Musiquita en el recuerdo 
                                        Acá no zafás:
   (por eso me hice “bloguera”, para publicarme...entrega Nº550 de la                                                                          suelta de mis letritas)
NOTA: Sé que lo he publicado un par de veces. Entonces... espero que, quienes ya lo leyeron,  no lo recuerden así les parece un nuevo poema. ¡Gracias!
Jirones de vida
Hecha de jirones, no es lo mismo que deshecha
Lucía Porta
Los uno
los empalmo
los reacomodo
los pinto...
A mi manera
pues de mi vida
-desde siempre-
solo yo soy la costurera.

Pasajera del tiempo,
de días transcurridos 
entre retazos
negros o muy coloridos
-según haya sido el caso-
Espejada en mis silencios
asumo que aun estoy entera.
Y que he transitado los caminos
sin haber doblegado 
-siquiera un palmo-
mis valores 
mi bandera de justicia,
siempre al abrigo 
de alguna quimera

Y si mi vida estuviera
-tal vez-
llegando al ocaso
he vivido cada día a mi manera.
Luchando contra molinos de viento
creciendo sola a mi hija
afrontando las tormentas
y disfrutando del sol
-en momentos de cosecha-
siendo siempre lo que soy.

Y este "modelo vintage"
que hoy asoma al espejo
es nada más 
-ni nada menos-
que de mi vida
fiel reflejo.

viernes, 19 de abril de 2024

La pandilla de mi gato

 Tampoco me importa el mío
Podría hablar de temas varios pero...¡No se me ocurre ninguno!
Es que estoy atravesada por la enfermedad de Morrison. 
Les cuento:
Morri es el gatito de una vecina -hay quienes ya lo saben- que empezó a venir a mi casa a pocos días de que un perro mató al mío.
Entonces
un día escucho un gato maullar en mi puerta. Abrí y entró el gato blanco con manchas negras que yo veía jugar con mi Momo.
Estuvo 3 días consecutivos viniendo y oliendo, desesperadamente, los sitios en los que siempre estaba Momito.
Al cuarto día dejó de oler pero nunca más dejó de venir a visitarme.
De esto hacen ya 2 años y medio-octubre 2021-
Pasaba muchas horas del día en mi casa. 
Al atardecer yo le ponía comida húmeda en el hall frío y lo despedía hasta el día siguiente. Cerraba la puerta de mi casa y él, luego de comer, se iba a su casa saliendo por la puertita gatera que tengo en el hall frío.
Un día supe que se llamaba Morrison -vino con collar y chapita con el nombre- y tuve la certeza  de cuál era su casa.
Así las cosas, Morrison fue quien mitigó mi angustia por la pérdida de Momo. ¡Y pasó a ser mi "compañerito diurno"!
De hecho, tiene sus platos, sus juguetes, su "baño". ¡Todo!
Dicho esto, les cuento que el último día que vino fue el martes 9. Los dos primeros días que no apareció por mi casa -tampoco estaba en la calle- no me inquieté demasiado porque pensé que tal vez no se sentía bien y "su humana" no lo dejaba salir.
Al tercero ya empecé a pensar que algo no andaba bien y así llegué al 6° día sin saber de él y por cierto -alarmista que soy- pensé que lo había agarrado un perro, entre otras cosas así de tremendas.
Finalmente y con la angustia "a flor de piel" me armé de coraje y fui a tocar la puerta de la vecina.
Nunca nos habíamos cruzado, de hecho yo ni siquiera sabía su nombre.
Me atendió, me presenté y ...se le llenaron los ojos de lágrimas. 
Me dijo qué sí, que sabía que pasaba tiempo conmigo, que se lo había dicho otra vecina- que vive justo enfrente mi casa y ambas son amigas-. Me invitó a pasar y me contó que tiene cancer en el hígado.  Al entrar, lo vi: ¡Flaquitoooo demás!! ¡Mi vida! 
La veterinaria le dijo que nada se puede hacer pero...
¡Siempre debe haber una luz de esperanza! Yo la tengo, mi vecina de enfrente también. Ella -la de enfrente- le pasó reiki.
Lo traje, una media hora, a mi casa y ronroneaba muy fuerte, yo lloraba como una condenada...
Para resumir: Pasó bien la noche, me dijo Sol -su "madre humana"- cuando fui a buscarlo esta mañana. Decidió que hoy mismo -miércoles- lo va a llevar a una consulta con otra doctora que le recomendamos.
Ahora mismo, mientras escribo, está durmiendo en su silla de siempre, a mi lado. Está muy cansado, es lógico, pero comió, fue al baño, se limpió y quiso salir. 
Total que como el día está muy lindo, le puse el arnés que era de mi Momito y pude sacarlo al jardín ¡Se lo veía contento!
En un rato más lo voy a llevar a su casa y Sol lo va a llevar a la consulta.
Cruzo los dedeos y espero que cuando estés leyendo esto él aún esté luchando con todas su fuerzas para seguir andando y te pido por favor que vos también los cruces.
 Así estaba ayer a la tardecita cuando lo traje a mi casa
      Así se limpiaba esta mañana -17/04/2024
Y así descansa-agotado- mientras les cuento
Antes de saludarlos, pido disculpas porque con esta semanita de tanto jaleo con el gatito, no he podido llegar a a tiempo a  todos los blogs amigos
Gracias por pasar. Hasta el viernes que viene, o hasta cuando gusten volver.
 Lu
Esa Musiquita en el recuerdo 
                                            Acá no zafás:
   (por eso me hice “bloguera”, para publicarme...entrega Nº549 de la                                                                          suelta de mis letritas)
NOTA: Hoy sale para peques o, como siempre digo, para alimentar ese niño o niña que llevamos dentro.
Es un poemita de 2019. Hoy esos gatitos ya no están. (Pero vienen otros) 
Mi musa fue ese gatito callejero que se metió en mi vida y se adueñó de mi corazón. "Calabaza" alias "Momo". ¡Siempre lo extraño!
La pandilla de mi Gato
En mi parque
hay muchos gatos
Uno es Calabaza
-el gatito de mi casa-
otro, al que llamo Garfield,
es un gato anaranjado.
Uno 
-que nos tiene miedo-
es gris atigrado
No se deja hacer mimitos
-nos da pena-
¡es un gato abandonado!
Y también se suma
-a esta comparsa-
Chirlo, negro 
con manchas blancas,
con su familia de personas
vive a la vuelta de casa.

En ocasiones
aparece Chimuelo
-el gato de mi hija-
que es tranquilo y casero.
Para completar esta banda
a veces viene
una gata bonita
-en blanco y negro -
parecida a Chirlo
-pero al revés la manchas-
¿será su hermanita?

Se miran, se huelen, 
juegan, pelean
y duermen la siesta...
¡Esta pandilla gatuna
-en el parque de mi casa-
arma siempre alguna fiesta!